Arte, esparcimiento y comida gourmet en el MAC

Encuentros, citas y momentos en que los seres humanos se unen para compartir siempre implican complacer el paladar, de una u otra manera, a través de una bebida gratificante o estimulante como un buen café hasta una comida completa, en el caso de los museos muchas veces se piensa lo contrario y se llega a creer que el hecho de visitarlos no permitirá también pasar un rato gastronómico. 

En el caso del Museo de Arte Contemporáneo, zona cultural de Parque Central, el Café del museo que está ubicado en el Jardín de las Esculturas, no sólo ofrece alternativas en el menú para tomar deliciosos jugos, cócteles o un buen café sino que la comida en cuanto a sabor y presentación responde a los patrones gourmet de la alta cocina y lo más sorprendente a precios muy solidarios que durante la semana van desde el menú ejecutivo, que es fijo pero cambia todos los días conformado por jugo, sopa y plato fuerte, hasta una comida elegida a la carta. 

Esto resulta en una oferta tentadora para los visitantes del MAC bien durante la semana, los lunes de 8:30 am a 7:00 pm, los viernes de 8:30 am a 9:00 pm y los sábados de 10:00 am a 5:00 pm. Así como los viernes nocturnos de los museos se extienden hasta las 9:00 durante la ruta nocturna de los museos están hasta la medianoche. 

El chef y empresario Jhon Centeno, de 41 años de edad, con 18 años de experiencia gastronómica en la cocina y el empresario Camilo Rodríguez, son los dueños de esta concesión que obtuvieron en el MAC hace aproximadamente unos 3 meses luego de hacer una presentación con tres empresas más en un concurso. “La directiva del museo hizo una degustación y al final nos escogieron”. 
A propósito Centeno, indica que la carta del Café del museo es variada “tenemos comida mediterránea, criolla, pescados, pastas y mariscos”. Apunta que antes de comenzar el Café realizó un estudio de público de la zona con la finalidad de elaborar un menú acorde a las necesidades. “Nuestro secreto es utilizar ingredientes 100% naturales y frescos y hacer una mezcla de todos los conceptos que he aprendido en los años que tengo en la cocina”. 

Desayuno, almuerzo, merienda y cena puedes encontrar en el Café del Museo y una gran variedad de platos como un asado negro, tostadas guatemaltecas, tortelones de albahaca con salsa aurora, fetuchinis con espinacas, pastel de chucho, polvorosas de pollo, croquetas de salmón o cebiche, pastelitos y hamburguesas entre otros. 

Por su parte, Rodríguez argumenta que él y su socio se unieron para tener una propuesta diferente y fresca sí como “rescatar un poco lo que era el café del Museo, es un sitio que no hay en Parque Central, donde puedes sentarte toda una tarde en el jardín con seguridad con tranquilidad, disfrutar de un café y a los 10 minutos no sientes que estás en el centro de Caracas, te alejas del ruido y de las sirenas, del calor, entonces es un lugar muy especial para pasarla bien”. 
Rodríguez suele atender diariamente a la clientela y explica que el Café del museo ofrece otros servicios “tenemos un reservado o VIP que puede ser muy bueno para hacer cumpleaños, una fiesta corporativa y reuniones y aparte de eso tenemos un espacio grande donde se pueden ubicar toldos y hacer eventos corporativos, eventos privados, bodas y cumpleaños, ya las hemos organizado”. 

El público opina 
Eva Duarte, 25 años, trabaja en el Alba Caracas 
“El café del museo me parece espectacular porque está decorado super hermoso y es super acogedor, Camilo es lo máximo todos volvemos por él como nos ha tratado a todos, tiene muy buenos precios y vale la pena venir para acá. Tienen un excelente menú, super delicioso, la comida es buenísima, y tiene mucha variedad me gusta bastante. He venido en ocasión a los viernes nocturnos tenemos como tres viernes viniendo, el viernes pasado había música en vivo.” 

Juan Carlos Vielma, soy hotelero, trabajo en el Alba Caracas 
“Excelente, la comida es A1, son muy atentos. Tienen desayuno, almuerzo y cena. Los precios solidarios. Tienen un menú de excelente calidad a muy buen precio. He venido a los viernes nocturnos de los museos y son muy buenos, todo lo que tiene que ver con el museo lo he disfrutado muchísimo”. 

Rodolfo Hernríquez, soy administrador, tengo mi empresa 
“Me gusta la comida, su vinito y la atención es excelente. No he ido a los viernes nocturnos en los museos no me han informado, creo que al Café del Museo deberían traer los programas, tengo una oficina aquí y me gustaría venir sobre todo cuando quiero salir. Me gustaría asistir y ver el programa”. 

Mercedes Acevedo contador público
“Me parece excelente, la atención, la comida y el ambiente”. 

Karina Uzcátegui, diseñadora integral 
Estoy haciendo las pasantías en el Cruz Diez, la atención y la presencia y la estética de la comida que tiene es buenísima, los precios son accesibles”

Escrito por: Mgter. Teresa Quilez

Comentarios