El comercio del cacao venezolano (Venezuela Colonial)

El comercio y la producción organizada del cacao tiene sus comienzos en el siglo XVI. A partir del año 1634 se produce un cambio en la economía de la Colonia, cuando los holandeses ocuparon Curazao y convirtieron la isla en trampolín comercial con Tierra Firme. Entonces la producción agraria tomó un vuelo enorme por la facilidad de salida de los frutos y la prosperidad fomentada por el comercio. Todo esto propició la organización y multiplicación del cultivo del cacao, y aunque se conoce poco cómo se había iniciado su exportación por parte de los españoles, es seguro que antes de 1634 los holandeses tenían una red de contrabando del preciado producto y que a partir de 1635 hicieron popular y conocida en las grandes ciudades europeas la ya apreciada almendra parda venezolana. 

En el comercio del cacao se afianzaba toda la fuerza mercantil de la Venezuela colonial, sin embargo, gran parte de este poder mercantil provenía del comercio ilícito a través del contrabando, que también estimulaba la producción e industrialización en la Provincia. Desde la cuarta década del siglo XVII hasta la aparición de la Compañía Guipuzcoana en 1728, la economía venezolana se fortalece a través del comercio lícito, pero aún más a través del ilícito. Este robustecimiento favoreció enormemente la clase social de los mantuanos, dueños de las haciendas productoras de cacao, por cuya producción y comercialización reciben cuantiosos excedentes, convirtiéndose en la clase rica y poderosa de la Colonia. 

El cacao era el producto gracias al cual se obtenía en Venezuela la moneda. Ésta provenía de México y España porque en el país no había metales suficientes para su fabricación. Esta carencia era una de las debilidades de la economía colonial venezolana, pues cuando la moneda escaseaba era difícil realizar los intercambios internos, motivando la adopción de las letras de cambio y libranzas, al igual que el uso de las frutas como instrumentos de pago. Cerca de 1810 la escasez de moneda se hizo más aguda. 

Escrito por Carlos Alfredo Marín. Foto de  Victor Manuel, Pueblo de Chuao Estado Aragua, Venezuela.

Comentarios