Ninoska Laya: Los aromas dulces

Con su primer poemario Ninoska Laya nos invita a explorar, desde la condición femenina, el acercamiento del habitante de la ciudad a los aromas dulces de la naturaleza ancestral de la Amazonia, experiencia que pasa por un deseo de renacimiento marcado por la búsqueda de la mirada esencial. Por su sencillez y luminosidad, este poemario constituye un llamado a la sabiduría innata del sentimiento, a cielo abierto, desde el corazón antiguo y magnánimo de la tierra. 

Al pueblo piaroa de Manapiare

El final de la jornada no lo dice el cansancio
-son buenas con mi ignorancia-.
Me dan temare para el hambre de lo dulce: 
pegajosos los labios, la piel tocada,
no me harto de la pulpa blanca, del sabor
desconocido.

Son mis compañeras en estas caminatas
húmedas y peligrosas para el criollo.

Aunque mi lengua no pronuncia nada que sirva, 
ellas responden generos a mi presencia. 

Me cuidan de las veinticuatro
hormigas carnívoras y despiadadas, aunque torpes 
-el dolor dura un día y su noche-.

Me cuidan, eso lo entiendo.

No hay necesidad de nada más. 

El conuco, pagina 12, los aromas dulces, Ninoska Laya. 

Comentarios