Las panelitas de San Joaquín (Tía Sebastiana)

El patrimonio de un pueblo vive en el esfuerzo de su gente que busca mantener una tradición de 127 años. Por angostas carreteras de tierra y en mula comenzaron a viajar las panelas fuera de la jurisdicción. 

La Autopista Regional del Centro esconde muchos secretos, entre ellos una historia de cinco generaciones que con creatividad y esfuerzo desarrollaron a través de un bizcocho dulce con sabor criollo, el símbolo de identidad del pueblo de San Joaquín. 

Marfred Chacón, encargada de la empresa de Panelas de San Joaquín “Tía Sebastiana”, destacó que son más de 127 años de tradición de este biscocho de origen vasco, que fue traído por familias españolas con la costumbre de merendar y fue pasado de generación en generación para que nunca se perdiera su receta. 

Informó que actualmente son ocho fábricas que hacen vida en el municipio de las panelas, pero hay aproximadamente 10 marcas registradas, ya que este producto artesanal ha pasado de familia en familia a fin de expandirse su producción; la cual cabe destacar, se elabora dependiendo de la demanda, pues “se vende principalmente en Carnaval, Semana Santa, vacaciones de agosto y en Navidad”, sin haber una producción fija diaria. 

Escasez e inflación  
El biscocho de doña Silveria Zuloaga Egusquiza de Nieto, que se puede encontrar en puntos estratégicos de la autopista, ha desafiado el paso del tiempo, de la inflación y de la escasez que han presentado otros productos sin perder su calidad. 

En su empresa, Chacón, manifestó que aunque hay productos que están regulados como el azúcar y la harina, “si no se consiguen hay que buscarlos, sin embargo, a nosotros nos los están garantizando desde hace un año sin tener que pagar algún sobreprecio”; por ende, no están preocupados por esa parte. 

En cuanto al huevo, indicó que la escasez es una cuestión estacional, dado a que hay de tres a cuatro veces por año que la producción baja, debido a que es un ciclo normal; por tanto no salen a comprar grandes cantidades de huevos porque estos no duran más de 15 días. 

Deseadas en el interior 
Las panelas de San Joaquín, aunque no han logrado cruzar las fronteras, logró recorrer toda la nación venezolana, resaltando no sólo la tradición de un pueblo sino también identificándolo simbólicamente a través de este dulce biscocho. “Con organización se puede llegar a presentar el producto en otros países y no sólo por medio de aquellas personas que tienen familia afuera”, puntualizó Marfred Chacón. 

Generaciones enteras han saboreado he intentado elaborar las panelas de manera casera, pero su secreto continúa guardado en la manos de aquellos hombres y mujeres que han pasado varios años trabajando para las empresas paneleras de la jurisdicción. Lo cierto, es que si desea degustar su buen sabor las encontrará puntualmente en el peaje de Guacara o en diversos puntos del municipio San Joaquín. 


Ingredienets: ½ taza de harina de trigo 1 taza de maizina 1 taza de azúcar 6 huevos 1 cda de anís (licor) 

Preparación 

Cernir la harina y la maizina. Separar los huevos y batir las claras a punto de nieve, echar las yemas una por una, luego el azúcar gradualmente y el anís. Con paleta agregar la mezcla de harina y maizina. 

Verter la mezcla en un molde engrasado y enharinado (y llevar al horno por 20 minutos a 350º C. Dejar enfriar; cortar rebanadas de más o menos un dedo de espesor, acomodarlas en una placa para hornear y llevar nuevamente al horno a 250º C durante, una hora o hasta dorar. 

Escrito por Johana González. Fotografía de Daniel Zambrano.

Comentarios