La Milanesa en Uruguay

La gastronomía de Uruguay es, básicamente, el resultado de la fusión de las cocinas italiana y española, lo que determina las similitudes con la cocina Argentina. A esto se agrega la de otros países europeos, de la cocina criolla y, en menor medida, de la cocina indígena. 

Esta diversidad de aportes es uno de los factores diferenciadores de la cocina rioplatense de la del resto de América Latina. Por ello, es posible encontrar comidas y bebidas típicas traidas por los emigrantes europeos y adaptadas a las posibilidades y disponibilidad en el Uruguay. 

Como resultado de la llegada de inmigrantes italianos a fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX, la cocina rioplatense se vio beneficiada y enriquecida por una tradición europea que se asentaría y establecería de forma definitiva en Argentina y Uruguay. 

Los italianos, en su mayoría de Nápoles, Piamonte, Bolonia y Calabria, introdujeron un plato especial y único hasta el momento, la milanesa. Ésta, consistente en carne vacuna machacada pasada por huevo y empanada pan rallado, tanto frita en aceite de girasol como horneada, recibió diferentes combinaciones y tratamientos según el gusto de cada consumidor. 
Por un lado, la milanesa a la napolitana, cubierta de salsa de tomate, orégano, jamón y queso mozzarella, se convirtió en una fórmula específica que pasó a ser utilizada como receta principal en numerosas casas de comida del país. Otra variedad, la común, acompañada de unas gotas de limón, o la milanesa al pan (baguette con tomate, lechuga, mayonesa y jamón) son igualmente populares. 

Dentro de la variedad de degustación existe lo que se llama "milanesa en dos panes", muy popular entre la gente de "comida al paso", la misma consiste en una milanesa al pan con tomate, lechuga, huevo duro y mayonesa, la cual se pone entre dos panes y se corta; constituyendo un abundante plato para el comensal. También pueden encontrarse milanesas de cerdo, pollo o merluza, así como de carne de vacuno picada o leonesa empanada.

Historia de la Milanesa 
La milanesa es conocida en Milán como cotoletta alla milanese, en Nápoles se le conoce como cotoletta alla napoletana (no confundir con la argentina "milanesa a la napolitana"), en Palermo (Sicilia) se la conoce como cotoletta alla palermitana, en Japón es denominada "Tonkatsu", y en Francia se llama "escalope à la milanaise", esto es tradicionalmente realizado con ternera, carne de res, pero también puede ser preparado con pollo o puerco. 

En Alemania y países de habla alemana se la conoce como Wiener schnitzel (bistec vienés); la polémica atinente a qué país fue el inventor de la milanesa ha durado mucho y perdura, aunque todo parece indicar que el origen es lombardo, región italiana cuya capital es Milán y que en la segunda mitad del siglo XIX las varias invasiones austríacas sobre el norte de Italia difundieron el gusto por la milanesa en la capital del Imperio austríaco que era la ciudad de Viena. Evidentemente inmigrantes de ambos países llevaron la cotoletta como se la conoce en Italia o el Wiener schnitzel como se conoce en Alemania y Austria a la Argentina y países hispanos.

Texto de http://es.wikipedia.org/ Fotografía de fanaticosdelketchup y Victoria Brown.

Comentarios