Taller de gastronomía típica tachirense

En total, 16 amas de casa y productoras agrícolas integrantes del Consejo Comunal El Higueronal, perteneciente al municipio Libertad, fueron capacitadas para la preparación de diversos platos típicos tachirenses, con el objetivo de rescatar la gastronomía local y brindarles una alternativa para lograr la mayor suma de felicidad posible. 

La articulación del Fondo para el Desarrollo Agrario Socialista (Fondas), el Plan Especial Café y el Ministerio del Poder Popular para la Cultura, sirvió para que a través del Sistema Nacional de Culturas Populares, estas tachirenses aprendieran a realizar una diversidad de platos como son carne mechada vegetariana, perico de cogollo de yuca, lengua de vaca, bebidas típicas, dulces de toronja, durazno, cabello de ángel, piña, cascos de guayaba, naranja, tortas, entre otros. 

Según el director operativo del MPPCultura Táchira, Ricardo Pérez, “estas actividades se encuentran enmarcadas en las políticas del Vivir Bien y en la Gran Misión Saber y Trabajo, ya que se transmiten saberes que van a permitirle a la población generar una actividad económica para el beneficio familiar”. 

Cabe acotar, que con una duración de 40 horas, este taller socioproductivo busca mejorar las condiciones de vida de las esposas y familiares de productores beneficiados con financiamientos otorgados por la Gran Misión AgroVenezuela, fortaleciendo de esta manera a la colectividad campesina. 

Para Dalia Suárez, vocera de alimentación del consejo comunal, esta capacitación les permitirá distribuir su producción en la comunidad. “Por ejemplo, yo ya comencé a vender el licor de limón, que nadie había probado y es muy sabroso. La gente llega a mi casa y me lo encarga”. 

Asimismo, Dalia enfatizó que durante el taller recibieron algunos conocimientos de manualidades, a pesar de no estar programado, por lo que aprovechó la oportunidad para realizar un llamado a los diferentes entes del Gobierno Revolucionario a llevar estas actividades a las comunidades para que la gente se motive. “Queremos hacer el curso de telares, para hacer bufandas, suéter, y diferentes tejidos; también quiero agradecer a la Misión AgroVenezuela porque apoyó a mi hermano para la producción de tomate y ahora nos ayuda a nosotras”, dijo. 

De esta manera, también existen casos como el de Cleotilde Suárez, quien se ha dedicado a la costura, pero su entusiasmo en aprender le permitió efectuar este taller que le brinda nuevas oportunidades para el sustento de su familia. “Quisiéramos que también se puedan dar estos cursos a los adolescentes. Que les enseñaran a tejer, bordar, artesanía, agricultura… De verdad nos encanta que nos atiendan”, expresó con emoción Cleotilde.

Periodista Mary Villalobos

Comentarios