Cena de Navidad en Brasil


Un grand asado de carne de ave o cerdo, guarnecido con arroz y farofa - harina de mandioca (también conocida como yuca) frita en mantequilla o aceite, con huevos, carnes y otros ingredientes. Ese es el plato principal de la cena del día 24 de diciembre en Brasil, que gana otros acompañamientos en las diferentes regiones del país, el cual tiene una enorme extensión territorial y por lo tanto cocinas regionales muy distintas. 

Tradicionalmente, el asado navideño en Brasil es el pavo. El ave llegó al país por las manos de los portugueses, después de su popularización en Europa, durante el proceso de colonización de las Américas. 

Nativo de México, el pavo fue llevado por los españoles hasta Europa en el siglo XVI y luego asumió el centro de la cena navideña primero en Inglaterra y enseguida en varios países, de acuerdo con el historiador Carlos Roberto Antunes dos Santos. 

A lo largo del último siglo en Brasil, el pavo cedió espacio para otras aves, como chester y pollo, además del pernil de cerdo. Lo mismo cuando no sea el pavo al horno, las cenas navideñas más típicas tendrán un grand asado de carne como plato principal. Según Levi-Strauss, de acuerdo a las convenciones occidentales siempre que haya una cena con tono de fiesta el plato principal debe ser asado. Ya por influencia norteamericana se incorporó a la cena de Navidad brasileña, a partir de la década de 50, los frutos secos, como la nuez. 

A pesar de todas las influencias extranjeras, está en la guarnición de la cena navideña el plato que mejor representa la cocina de Brasil, que nació híbrida, debido al mestizaje continuo de los productos y técnicas de preparación portuguesas e indígenas. La fafora, que se encuentra en cenas de norte hasta sur del país, se hace friendo la harina de mandioca (ingrediente de origen indígena) en mantequilla o aceite con ajo, cebolla y especias (de herencia portuguesa). Las diferentes recetas incluyen también huevos, salchichas frescas, torreznos, col, maíz cocido, zanahoria rallada o cientos de otros ingredientes, dependiendo de la región de Brasil. Se puede comer recién hecha, caliente o a temperatura ambiente. Es el acompañamiento más constante de la cocina brasileña y sirve también para rellenar aves asadas. La coloración amarilla se obtiene a través del urucum (onoto, achiote)- colorante natural rojo extraído de una semilla, mucho presente en la cocina tradicional. 

El postre de Navidad más típico en Brasil es sin duda la rebanada - torrejas de origen portugués que se hacen con pan bañado en leche, fritas y espolvoreadas con azúcar y canela. Las frutas nativas frescas también son servidas al final de la cena.

Escrito por Erickson Aranda, Director KanoboSur BrasilFotografia de Gleidson Aranda.

Comentarios