En el medio de la cocina

Hoy día en los puestos de revistas se puede encontrar una cantidad de publicaciones especializadas y no sólo importadas, nacionales e incluso regionales se dedican a los temas gastronómicos y al igual que los nuevos libros no se centran en recetarios sino que también muestran artículos dedicados a diversos temas del acontecer gastronómico. 

He quedado sorprendido como los sectores destinados a los libros de cocina en las librerías han crecido y se han vuelto importantes en ellas. Que los libros que se ofrecen ya no solo son recetarios hechos por Señoras hacendosas que muestran los secretos de una cocina familiar. Ahora escriben los chefs, pero no solo recetas de cocina, sino autobiografías, usos y costumbres, libros de investigación gastronómica, científica, histórica, todo bajo la mirada desde los fogones o hacia ellos. 

Ya forma parte del pasado aquellos días en que un gordo y muchas veces alcohólico cocinero de mandil mugriento se escondía en una cocina cerrada, oscura y calurosa para preparar los condumios de un restaurant elegante. Donde su gloria máxima era salir alguna vez, y cuando el local estuviese desocupado, por la puerta delantera. Hace tiempo que eso ha cambiado y evolucionado, los chefs de cocina son toda una sensación, no sólo porque se han multiplicado las escuelas de cocina en todo el mundo, ni porque estudiar cocina ya no es visto como un acto de rebeldía de un joven desertor de la secundaria; sino porque ser cocinero se ha vuelto una profesión, que es respetable y con la cual se puede surgir en el mundo, mantener familia y hasta hacerse famoso, da para todo. 

Un director de cocina (chef) es más que un cocinero tiene que ser además un gerente, un administrador, un creativo, un estratega, un gerente de recursos humanos, un anfitrión; por sí fuera poco, los grandes cocineros del mundo ahora escriben libros, tienen programas de radio, de televisión, revistas, páginas web, blogs, dan entrevistas, viajan, participan en congresos, en muestras gastronómicas, dan conferencias, dan clases, son dueños de escuelas de cocina, hacen investigaciones de todo tipo que incluyen hasta laboratorios, estudian, leen, están al día con las tendencias, modas; el cocinero se ha vuelto un ser mediático. 

La explicación ha esto puede ser que usar los medios de comunicación no solo para hacer promoción de sus propias cocinas ni de sí mismos, sino para mostrar la cocina como arte, como oficio digno, como pasión, como oficio del fuego que es fuego en sí mismo y vuelve de fuego el alma de quienes se inician en sus secretos y perseveran en ellos. 

Sumito Estévez por ejemplo tiene sus programas de cocina en el Gourmet Chanel, un programa de radio, escribe en revistas, una columna en el Nacional, una página web y hasta un blog. Víctor Moreno radio, en las mañanas en Venevisión, blog, escribe para revistas, y así muchos otros y otras se volcan a los medios. Creo que los medios se han dado cuenta el potencial de la gastronomía y ha sido todo un éxito esta idea. Porque ¿quién no ha visto: Naked Chef, Iron Chef, Chef Pepin, Un ángel en su cocina, Turismo culinario, o algún programa del gourmet aunque sea sólo un ratito? Todos comen y todo tiene que ver con comida, aunque sea de refilón. 

Comentarios