Morelia en Boca 2014: Festival Internacional de Gastronomía y Vino de México

Es un gusto contar de nuevo con su presencia en el Festival Internacional de Gastronomía y Vino de México. Ahora, en la cuarta edición, tenemos como sede la Casa de Cultura de Morelia, recinto histórico de gran belleza y parte del acervo arquitectónico del Centro Histórico Patrimonio de la Humanidad. Las dimensiones de este recinto nos han permitido ampliar la capacidad de público y el número de stands, y así seguir generando una variedad de experiencias irrepetibles para los asistentes y las marcas participantes. 

Así, en un año particularmente desafiante, el festival no detiene su crecimiento y continúa generando un programa gastronómico único en México. En ese sentido, integra productores locales, cocineras tradicionales, chefs reconocidos nacionales y extranjeros, estudiantes, productores de vinos y destilados, tanto nacionales como internacionales, en un espacio que por sí mismo es expresión y sinónimo de la riqueza cultural que caracteriza a Michoacán. 

Morelia en Boca, el festival gastronómico de los morelianos que hoy se perfila como uno de los más importantes del país en su tipo, es resultado antes que nada del gran trabajo en equipo de nuestra organización con las empresas expositoras, además del apoyo de entidades federales como la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta). 

Por supuesto, es invaluable el respaldo del Gobierno del Estado de Michoacán y las Secretarías de Turismo, de Cultura y de Desarrollo Económico de la entidad; así como del H. Ayuntamiento de Morelia y la Secretaría de Turismo municipal. 

En esta cuarta edición hay mucho más por disfrutar. Las cervezas artesanales morelianas, los insectos comestibles, la riqueza culinaria del chocolate y las distintas variedades de la producción mezcalera del estado forman parte de la gama de propuestas con las que regresa Morelia en Boca. 

Es también un gusto que este año contemos con la presencia del chef estadounidense Rick Bayless, uno de los más entusiastas y reconocidos promotores de la cocina mexicana en su país. También nos complace tener entre nuestros invitados a figuras que representan el gran esfuerzo de los michoacanos en el extranjero, específicamente en el ámbito del vino, como es el caso de Rogelio Morales, de Volcan Cellars, en Napa Valley, California. 

Es momento de disfrutar este gran abanico de propuestas gastronómicas: tradiciones e innovaciones que expresan la riqueza cultural de México en su diálogo con el mundo; todo ello en una ciudad que es manifiesto y esencia de una extraordinaria identidad. 

ACERCA DEL CONEJO EN EL LOGO 

Enlazado con la rica cultura de Michoacán, el logo del festival Morelia en Boca hace referencia al antiguo pueblo de San Juan Parangaricutiro o San Juan de las colchas. Desaparecido luego de la erupción del volcán Paricutín, en 1943, fue reubicado en la hacienda de Los Conejos, con el nombre de San Juan Nuevo, también conocido como Los Conejos. En este poblado además se hacían panes con la figura de estos animales, así como infinidad de artesanías y objetos decorativos referentes a este tema. 

La iconografía de igual modo se remite a la antigua leyenda purhépecha, que cuenta la historia de un conejo que luego de realizar diversos hurtos en la milpa de un campesino, es atrapado por éste y dispuesto para un banquete familiar. A partir de su ingenio, consiguió engañar a un coyote para que lo liberara. Perseguido por este animal, siempre lograba escapar de él con diversos artilugios. 

Finalmente su madre, la luna, le concedió llegada la noche el don de zigzaguear y brincar para evadir al enojado, hambriento y desesperado coyote. Cuando parecía que el conejo sería atrapado, la luna hizo bajar una escalera de plata que habían tejido las arañas. El conejo brincó y subió en ella, llegando hasta la luna, donde se quedó para siempre, dibujado en la faz lunar, mientras el coyote se quedó aullando su dolor, su hambre, su miedo y su desesperanza.

Comentarios