Gastronomía merideña venezolana

La gastronomía merideña, como la de muchos de los estados venezolanos, es variada, dependiendo de las distintas zonas de vida que contiene su territorio: de la cordillera y el páramo, de los valles tanto andinos como periféricos y de la llanura cenagosa del sur del lago de Maracaibo. En cada una de esas zonas hay platos representativos: la sopa de papa y la arepa de harina de trigo, el chungute y las arvejas guisadas; el pescuezo de gallina relleno, la chanfaina y el mondongo o mute; el cochino frito, el pollo en brasas y la carne asada. Y en todas partes, se puede degustar los pastelitos andinos, la chicha andina y la trucha preparada de distintas maneras. 

La trucha abunda en los cursos de agua fría, muy oxigenados, que bajan rápido de la montaña, o se crían en ámbitos controlados llamados truchicultura, algunas veces asociadas a restaurantes, por lo que se puede enviar a la cocina la trucha que uno mismo pesque. Se cree, por su abundancia, que la trucha es originaria de los fríos ríos andinos. Pero no es así. Extraña en estas tierras, la trucha de la variedad Arco Iris fue traída de Norteamérica pará adaptarla a los ríos y arroyos merideños en 1936, por iniciativa del Ministerio de Agricultura y Cría. Luego, a partir de 1959, comenzó su explotación comercial, estableciéndose las primeras truchiculturas privadas, primero en Mérida y luego en otros estados andinos. Desde entonces, la trucha está presente en muchos ríos y lagunas de la región andina, para disfrute del pescador deportivo y del turista que visita estas tierras. 

Receta de trucha al ajillo 

Ingredientes: 1 trucha entera, 1 cdta de sal, ajo picado al gusto, perejil al gusto y aceite de oliva. 

Preparación 

Se abre la trucha, se eviscera y lava muy bien con agua corriente. Seguidamente se sala y se unta con abundante ajo machacado. Una vez condimentada, se sofríe en un sartén precalentado con una generosa cantidad de aceite caliente para colocar la trucha en el sartén se debe sofreír del lado de la piel, cuidado en todo momento que no se queme. Servir en un plato decorada con un poquito de ajo picado y perejil espolvoreado. 

Bibliografía: Rafael Cartay, libro Entre gustos y sabores costumbres gastronómicas de Venezuela, publicado por fundación Bigott (mayo de 2010), Caracas Venezuela.
Fotografia de Mildred Castro

Comentarios