La Casa Tropical, agricultura y chocolate

Omelette estudio creativo fundado en 2000 ha generado La Casa Tropical, una marca propia de cacao y naturaleza endémica. Esta casa, abre sus puertas a la industria gastronómica en el 2012 proponiendo 3 elementos distintivos en su chocolate: modernidad, origen y movimiento. El pensamiento mater de esta empresa contiene una identidad creativa desbordante, en productos de variada frutalidad e historia que abarcan desde granos nativos con ecosistemas diferenciados, nibs de cacao tostados en comal neolítico, coberturas de chocolate por cosechas, hasta productos de diseño y arquitectura contemporáneos. 

Nuevos Negocios del Mundo La Casa Tropical renueva la palabra economía al crear una moneda interna bajo una cosmovisión y administración perteneciente. Ofrece un intercambio de lujosas y deliciosas conciencias por el placer y la belleza. El carácter libre de esta marca, refleja sin duda el origen del chocolate al mundo en una genuina resignificación del sabor y su relación con la agricultura. “Para innovar tenemos que ir al origen. Nosotros no vendemos chocolatitos, vendemos el chocolate del mundo.” Héctor Galván. 
AGRICULTURA/CHOCOLATE es un proyecto que tiene como propósito: reconocer y re-significar las diferentes prácticas culturales en torno al cacao, y el chocolate en el mundo a través de la develación estética de identidades olvidadas. Imaginar y proponer a partir de acercamientos naturales, formales y sensoriales, nuevos sistemas de desarrollo y comercialización de un producto fascinante originario de Mesoamérica. Todos nuestros productos se fundamentan en un trabajo de alta calidad y compromiso desde el campo. Un taller creativo, dos fincas y una Cooperativa son la comunidad de nuestro chocolate. Los granos con los que trabajamos son sembrados en policultivo y cuentan con certificación orgánica, lo que provoca células de regeneración de la biósfera tropical. 

CHOCOLATE A partir de esta base, hemos podido experimentar y trabajar en 3 coberturas de chocolate mexicano desarrolladas con la selección de 3 granos nativos: C1 (Carmelo 1), UR (Uranga) y RX (Real Xoconusco). Estas coberturas constituyen un factor político de gran trascendencia debido a que por primera vez en México se proponen un chocolate moderno y original construido a través de este pensamiento. 

C1 62% CACAO NATIVO CARMELO 1 CUNDUACÁN, TABASCO 

Éste es el más extravagante de nuestros chocolates, una cobertura desarrollada a partir de un cacao criollo originario de la región chontal en Tabasco, México. Éste grano ha sido catalogado entre los 12 excelentes del mundo y considerado como uno de los 3 mejores de la zona Caribe por el International Cocoa Awards, 2010 y 2011, celebrado en el Salon du Chocolat en París. 

C1 62% CACAO NATIVO CARMELO 1 CUNDUACÁN, TABASCO UR 69% CACAO NATIVO URANGA PICHUCALCO, CHIAPAS. (...)

UR 69% CACAO NATIVO URANGA PICHUCALCO, CHIAPAS. RX 65% CACAO NATIVO REAL XOCONUSCO SOCONUSCO, CHIAPAS. (...)

RX 65% CACAO NATIVO REAL XOCONUSCO SOCONUSCO, CHIAPAS. (...)
VAINILLA MADRE. Para Omelette, Vainilla Madre ha sido una pregunta de origen que despertó el pensamiento de la casa Tropical. Durante 12 largos años nos ha alimentado su historia natural y fecundidad que nos cuestiona si la vainilla acaso es una herramienta para combatir la pobreza y a la vez para celebrar la fertilidad y el erotismo, un arma natural para reforestar nuestras montañas y bosques tropicales. 

Omelette diseña un jardín erótico para repoblar de PLANIFOLIA varias regiones de México desarrollando una bebida de naturaleza propia Vainilla Madre- Vainilla Virgen un movimiento de food desing, para generar el consumo de una bebida anti-estrés relajante y afrodisiaca, una montaña sagrada para crear a tus hijos. Durante el siglo XIX los vainilleros de México adquirían casas a cambio de Planifolia en un bello barrio Parisino, casas que con el tiempo se borraron de la memoria, eso es el principio de nuestra reconstrucción histórica y si este es el país de la vainilla vamos diciéndolo y haciéndolo. 

ANEXO 100% NATIVO En el mundo existen 3 tipos de cacao: criollo (nativo), trinitario y forastero. El último es el más común en la industria chocolatera y se cosecha en grandes cantidades a nivel mundial por ser una variedad fuerte, resistente y adaptable a otras regiones. Sin embargo sus cualidades organolépticas no son las más favorables para construir un chocolate moderno. Debido a su alto contenido de taninos se construyen chocolates estandarizados donde la amargura se controla con azúcar. Dicha amargura no ha permitido explorar otros sabores intrínsecos y desconocidos en el cacao. 

El trinitario es posiblemente un cacao forastero que regresó a América y se cruzó con un nativo, generando un grano noble y ligeramente resistente a plagas, con cualidades biológicas y sensoriales similares a las de un nativo. Finalmente el grano criollo, o nativo como sería correcto llamarle, es un cacao originario americano. Hasta 2010 se han registrado en México 5 cacaos nativos con infinidad de sub variedades. Este tipo de cacao se diferencia por su alta cantidad de grasas y baja tanicidad (en muchos casos el haba es blanca, beige o color marfil). Las cualidades sensoriales que pueden encontrase en los cacaos nativos son: fundente palatabilidad debido a la alta cantidad en grasa de cacao contenida; frutalidad otorgada por el sabor que el mucílago le aporta y la biodiversidad que rodea éstos árboles (este tipo de grano a diferencia del forastero no puede desarrollares en sistemas de monocultivo); acidez, gracias a una fermentación cuidada; y aroma presencial desarrollado durante un delicado tostado. 

BENEFICIO El beneficiado de un grano se refiere al proceso mediante el cual se gentiliza su naturaleza para iniciar los aromas deseados en un chocolate. Los procesos de selección de variedad y beneficiado de grano son vitales para el desarrollo de un producto de extrema calidad. 

Para que un chocolate se considere fino, el grano deberá haber sido seleccionado, fermentado, secado y tostado de acuerdo a las características intrínsecas de cada grano. Este proceso equivale a 10 días de trabajo después de su cosecha. Probablemente existan dos momentos de extrema sutileza durante el beneficiado de un cacao: la fermentación y el tostado. Sin embargo cada paso es crucial para obtener un producto de excelencia. Cuando un cacao no ha pasado por estos procesos y únicamente se ha lavado y secado, su sabor y aroma no se develarán al máximo.

Texto de prensa Casa Tropical, Ciudad de México D.F.
Para mayor información https://twitter.com/LaCasaTropical


Comentarios