La experta juventud de Iván García

Juventud divino tesoro, gracia que le sobra al cocinero Iván García y que ha hecho el sello de los platos que presenta. Mérida fue el lugar que lo vio formarse y este 24 de julio, la ciudad se prepara para degustar su propuesta gastronómica, Sabor Juventud, en el Capítulo 2, Mérida realizado por Venezuela Gastronómica. 

Un largo recorrido, poca edad y mucha devoción son las características del también panadero Iván, y las que le han merecido un puesto importante en la palestra culinaria nacional, hoy en día. 

Tenía tan solo 15 años cuando se inició en los fogones, “estudiaba en una escuela de cocina modesta en el estado Mérida Asochef's, mientras cursaba mi 9no grado de bachillerato”, cuenta Iván, quien al mudarse a la capital continuó su aprendizaje en el Instituto Culinario de Caracas y el Instituto Europeo del Pan. 
Sabor a Juventud, la propuesta 

Iván, muy conciso en su estilo, define su oferta gastronómica como fresca y divertida. “Buscamos utilizar productos venezolanos con técnicas foráneas para crear platos que hagan vivir una experiencia divertida a nuestro público una experiencia lúdica”, afirma el García. 

En el marco del evento Capítulo 2, Mérida, Iván tendrá la oportunidad de realizar el prepostre del jueves 24 de julio. El plato que se trae entre manos se llama Crema Real Merideña y busca mezclar los sabores de las frutas venezolanas, en este caso andinas, combinado con miche, bebida tradicional merideña. “Es Mérida servida en un plato de alta cocina”, describe él mismo su creación. 

El cocinero y panadero Iván, en su afán de aprendizaje, crecimiento y amor por la cocina nacional es parte de KanoboSur, fundación sin fines de lucro, dedicada a difundir los saberes de la gastronomía de los pueblos latinoamericanos; expresión que Iván muestra también en sus platos, “nuestra diversidad y picardía es algo que sin duda trato de reflejar en mis platos. Venezuela es un país gastronómicamente rico y multidiverso, lo cual nos hace tener un resultado final en los platos de altísima calidad. Y con el apoyo de fundaciones como KanoboSur el trabajo se hace mucho más importante”, explica el joven cocinero. 

Aunque no pasa los 20 años, ya ha tenido la oportunidad de laborar con los grandes exponentes de la cocina venezolana, en restaurantes como “El Comedor” de Héctor Romero, Sumito Estévez y María Romer. “Alto” de Carlos García, “La Guayaba Verde” de Eduardo Castañeda también le sirvieron de escuela y la panadería “Canta Grillo” de Eduardo Pinaud. Actualmente, es la imagen virtual de la Revista Cocina y Vino. Sin embargo, la humildad es parte del talento de este cocinero, quien dice es un honor que Venezuela Gastronómica lo tome en cuenta como uno de los jóvenes cocineros más importantes del momento y, además poder trabajar con personajes de la talla de Rafael Cartay, entre otros, es entrar en un mundo lleno de aprendizaje que le servirá para ser cada día mejor profesional. 

Periodista gastronómica
Fotografia de Patricia Campos @la_ruralita 

Comentarios