Carlos Petrini en Mistura 2014

Carlo Petrini: “Nuestra cultura culinaria es más fuerte que la comida chatarra” El italiano, fundador del movimiento Slow Food, se presentó en el Foro Herederos de la cocina, primer conversatorio de Mistura 2014. 

Abogó por educar a las personas en la lucha contra la comida chatarra y se confesó gratamente sorprendido con la reivindicación de la cocina latinoamericana. 

Cientos de estudiantes de cocina de las distintas escuelas del Perú se dieron hoy cita en el Gran Auditorio Apega para conversar con Carlo Petrini, fundador del movimiento internacional Slow Food y quien hizo ante ellos un alegato en contra de la comida chatarra y a favor de los productos locales. El italiano inauguró la serie de Foros organizados por Apega dentro de Mistura, en los que se pondrá en valor aspectos relacionados con la biodiversidad y una buena nutrición. 

“Están viviendo una gastronomía por la liberación, donde la adoración por lo europeo va desapareciendo y donde existe el coraje por reconstruir su memoria gastronómica, dándole prioridad a lo cultural y a lo local”, afirmó el chef, quien previamente había participado en el acto de inauguración oficial de Mistura, la feria gastronómica más importante de Latinoamérica. 

Petrini se refirió también al rechazo “a vivir cerca del ganado o del cultivo”, pues lo que buscamos, dice, es “tenerlo todo sin mover un dedo”. Consideró, en este sentido, que este fenómeno puede ser combatido construyendo huertos en cada espacio de la ciudad, por lo que invitó a los estudiantes presentes en el Gran Auditorio a convencer a los directores de sus escuelas para que los construyan dentro de ellas. A su juicio, “no puede haber cocineros que no vivan la práctica de la crianza de huertos”. 

En otro momento, y en relación a la protección de nuestra identidad, lanzó como propuesta que cada dueño de restaurante asuma la defensa de un andén, pues estos son “una forma de identidad muy profunda” que nos ayudan a ahorrar agua y a producir el doble. “Desde la técnica moderna se debe estudiar la técnica antigua”, dijo. 

Respecto al fenómeno de la cocina latinoamericana, expresó su admiración por la tendencia a conectar con las raíces y con lo local, frente a otras corrientes que solo miran hacia Europa como modelo.“Esta búsqueda –dijo- está en manos de los estudiantes, quienes no tienen en la cabeza la figura del chef sino la del cocinero que trabaja con el agricultor. La modernidad está en el equilibrio”.  
Contra los transgénicos 
Ante la pregunta de un estudiante entre la relación de los jóvenes y la comida chatarra, respondió que la solución está en la educación. “Comer es el primer acto agrícola. Entonces, si como chatarra, le doy trabajo a un tipo de agricultura. Corregir este problema está en manos de la educación”, aseguró. 

Asimismo, invitó a defender la biodiversidad contra los productos transgénicos pues considera que en un país tan rico como el Perú estos “son inútiles”. “No hay que trabajar para las multinacionales, sino para la gente común”. 

Al finalizar su intervención, pidió a los estudiantes reconocer la importancia de las mujeres en la cocina mundial. “Estamos entrando en una etapa de reconocimiento, donde se debe tener conciencia del papel de la mujer en la cocina en el mundo y cómo ellas son capaces de cocinar de la nada y que, a pesar de esto, nadie les da las gracias”. Por eso, invitó a las estudiantes a mantener su identidad femenina en la cocina, revalorando la “cocina de mamá” y relacionándola con nuestra madre tierra. 

Slow Food es un movimiento internacional nacido en Italia que busca vincular la buena comida con un compromiso con el medio ambiente y las comunidades locales. En la actualidad involucra a millones de personas en más de 150 países. Mañana se firma un convenio entre Apega y Slow Food en el marco de Mistura 2014.

Por prensa Mistura 2014

Comentarios