De la tierra a la mesa: historia de un huerto familiar

En su forma más simple, un huerto familiar produce frutas, hortalizas y hierbas para unas comidas deliciosas y saludables.

Las investigaciones sugieren que los huertos familiares pueden satisfacer hasta la mitad de todas las necesidades de alimentos no básicos y suministrar una cantidad importante de vitaminas y minerales. Esto hace de ellos un inestimable instrumento para la seguridad alimentaria en las comunidades vulnerables.

‘Imagínate que un día pierdes todo lo que posees. No solo eso, pierdes también tus medios de vida, tus posibilidades de alimentarte a ti mismo y a tu familia. Esto le sucedió a Shazadi, una mujer paquistaní cuyo hogar fue destruido en una inundación en 2012, junto con los cultivos de cuatro acres de tierra que su marido Abdul Nabi arrendaba para la agricultura. Shazadi y Abdul tienen ocho hijos y no estaban seguros de cómo se harían cargo de sus necesidades.

Shadazi tuvo la suerte de estar entre las 2 5000 mujeres beneficiarias del apoyo que la FAO prestó en la zona tras la inundación en el marco de un programa de horticultura familiar.

Al mes de empezar a trabajar su huerto, las plantas de Shazadi comenzaron a dar frutos: primero tomates y cebollas, después gombo. Produjo suficientes hortalizas para tres meses de consumo de su familia, lo que les permitió ahorrar 9 000 rupias en gastos alimentarios. Además, pudo almacenar 60 kg de cebollas para usarlas en el futuro.

Además de cultivar alimentos para su familia, Shazadi consiguió vender algunas hortalizas que había producido. Al final de la campaña, su hogar había ganado 14 000 rupias’. Los huertos familiares están brotando no solo en las comunidades vulnerables, sino también en importantes metrópolis. Hoy, se pueden observar en los balcones, verandas y terrazas de los apartamentos.

Si estás pensando en reproducir esta experiencia positiva en tu propio patio o bloque de apartamentos, pregúntate:
¿Cuáles son los objetivos de mi huerto? ¿A cuántas personas quiero alimentar? ¿Qué cantidad de alimentos quiero producir? ¿Durante qué período de tiempo?

Qué tipo de alimentos quiero cultivar? ¡Una vez respondidas estas preguntas, puedes empezar! Para más información, consulta nuestras recientes publicaciones sobre huertos familiares:

A Vegetable Garden for All
Setting up and running a school garden - Teaching ToolKit
Promoting healthy diets through nutrition education and changes in the food environment: an international review of actions and their effectiveness.

Datos clave La educación alimentaria y nutricional es un elemento esencial en la prevención y control de problemas de salud relacionados con la dieta. 

La FAO ha desarrollado materiales para integrar la educación alimentaria y nutricional en el currículo de la escuela primaria. 

Cultivar y preparar alimentos del huerto en la escuela, junto con la educación nutricional, aumenta la preferencia de los niños por frutas y hortalizas. La FAO trabaja con los países de América Latina y el Caribe para crear entornos alimentarios saludables en las escuelas.

Por prensa la FAO
Compilador Juan Antonio Pineda 

Comentarios