Foro de la ONUDI sobre Desarrollo Industrial Inclusivo y Sostenible

La industrialización puede ser una herramienta importante para la reducción de la pobreza y el hambre, pero no debe ir en detrimento del desarrollo agrícola, advirtió hoy el Director General de la FAO, José Graziano da Silva. "El desarrollo industrial y la agricultura deben complementarse entre sí", dijo a los participantes en el Segundo Foro sobre el Desarrollo Industrial Inclusivo y Sostenible (Foro ISID II) celebrado en Viena (3-4 de noviembre). 

Graziano da Silva destacó la necesidad de fortalecer los vínculos entre la agricultura y otros sectores de la economía para crear sistemas alimentarios sostenibles. 

El Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, también presente en el evento convocado por la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), insistió en este punto, asegurando que la promoción de la seguridad alimentaria debe ser una prioridad para el desarrollo industrial. 

Apoyar a los agricultores para agregar valor a la cadena alimentaria va más allá de la dimensión monetaria de aumentar sus ingresos, explicó Graziano da Silva, asegurando que ello "significa alimentos más nutritivos y sanos, producidos de forma sostenible". 

No hay una fórmula única para la creación de economías industrializadas sostenibles e inclusivas, añadió, subrayando el papel de la FAO y la ONUDI en ayudar a los países en desarrollo a encontrar su propio camino, aprovechando y adaptando las experiencias exitosas de otros países . 

Países en desarrollo sin litoral 
El desarrollo de un sector agroindustrial robusto y sostenible es particularmente importante para los países en desarrollo sin litoral (PDL), que están en situación de desventaja para el acceso a los recursos, tienden a tener menos tierra cultivable que sus vecinos con fachada marítima y sufren de forma notable una mayor volatilidad de los precios de los alimentos. 

“Ser un país en desarrollo sin litoral no te condena a la inseguridad alimentaria", había dicho Graziano da Silva previamente en la apertura de un evento en la Segunda Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Países en Desarrollo sin Litoral, también en Viena. "Hay formas de avanzar, y casos de éxito para inspirar la acción", subrayó. 

El Director General de la FAO destacó una serie de países sin litoral, incluyendo Kazajstán y Malí, que no sólo han reducido a la mitad la proporción, sino también el número total de personas que padecen hambre, a pesar de estas limitaciones estructurales. 

Del cambio climático a climáticamente inteligente 
Un desafío importante para la creación de industrias agrícolas fuertes en los PDL es el cambio climático, que ejerce presión adicional sobre la agricultura y los recursos naturales y aumenta la necesidad de lograr la resiliencia climática en las técnicas locales de producción agrícola. 

"Tenemos que admitir que los sistemas agrícolas son muy diversos, y se ven afectados de manera muy diferente por el cambio climático", señaló Graziano da Silva, quien añadió que la FAO es hoy activa en todos los países en desarrollo sin litoral, "ayudándoles a aumentar la seguridad alimentaria, fortalecer sistemas alimentarios saludables y sostenibles e incrementar la resiliencia". 

Estos esfuerzos se verán reforzadas aún más por una nueva "Alianza Global para la agricultura climáticamente inteligente" lanzada durante la Cumbre del Clima de las Naciones Unidas de septiembre de 2014, que albergará la FAO. Y además la próxima Segunda Conferencia Internacional sobre Nutrición ((CIN2), organizada por la FAO y la Organización Mundial de la Salud (OMS) del 19 al 21 de noviembre, tiene como objetivo alcanzar un compromiso mundial amplio y concreto al más alto nivel político hacia estos sistemas alimentarios mejorados y más nutritivos para todos.

Por prensa la FAO

Comentarios