Justicia laboral para todos

Inmigrantes que buscan una oportunidad de mejorar su calidad de vida, arriesgan todo para llegar a Estados Unidos, y más tarde se dan cuenta de la realidad laboral que se vive y a las condiciones de vida a las que pueden aspirar como inmigrantes, tristemente, condiciones deplorables. “Ser un perro sería mejor que ser un trabajador en los Estados Unidos”- expresa un trabajador de bajos recursos con 50 años de edad, en el barrio chino de San Francisco. 

El barrio Chino es un centro cultural importante dentro de una de las ciudades más afluentes de Estados Unidos. Como turistas, las personas sólo observan el lado agradable; la gastronomía, las calles, los parques, los edificios característicos y hasta la misma población que hacen del barrio Chino un sitio interesante. Sin embargo pasan desapercibidos los maltratos y la explotación que se vive dentro de las cocinas de los restaurantes que visitan. 

Los trabajadores y cocineros de este barrio, son explotados con sueldos que no cubren el salario mínimo, falta de compensación por horas extras de trabajo, falta de momentos de descanso y trabajo en condiciones peligrosas y sin capacitación. Estudios reportan que 1 de cada 2 trabajadores sufren de este tipo de violaciones. El 40% de los trabajadores no recibe descanso alguno o tiempo para comer. Además, los trabajadores son presionados constantemente para hacer el trabajo rápido y se les obliga a realizar tareas ajenas a su trabajo. El 72% reporta que las demandas y responsabilidades de su trabajo aumentaron con el tiempo. Por si fuera poco, los empleados no cuentan con cuidado médico adecuado ni cuentan con el tiempo libre para atender sus condiciones médicas y lesiones. El 54% de ellos, paga por su propio cuidado médico. 

Estas condiciones provocan una inseguridad en los trabajadores haciéndolos vulnerables a lesiones y enfermedades y al mismo tiempo afectan de manera negativa a los consumidores, a los negocios y a la comunidad. Los empleadores abusivos ponen en riesgo la salud de sus consumidores cuando quebrantan el código de salud con tal de sacar una utilidad mayor. 

Este tipo de prácticas no solo ocurren en el barrio Chino, sino en la mayoría de las relaciones laborales en las que el trabajador se encuentra en desventaja generalmente por falta de información respecto a sus derechos, dominio del idioma o situación socio económica. Una relación laboral saludable existe cuando los trabajadores tienen un empleo seguro, con un salario justo y en donde los negocios locales compitan justamente y puedan prosperar. “La justicia es la verdad en acción.” - Joseph Joubert. 

Por Luis Daniel Bennetts Campos @danibennetts 
México D.F., diciembre del 2014
Referencias: Asociación progresista China (2010). La cuenta, CPA. USA.

Comentarios