Hay una gran movida en torno a la chocolatería artesanal

Más de 700 mujeres ha formado la asociación Trabajo y Persona, una ONG dedicada a la promoción de emprendedores no solo en el procesamiento de cacao, sino en las áreas de belleza, mecánica, del mueble y la agricultura orgánica, sostuvo el ingeniero en electrónica.

La “gran movida” que hay en torno al mundo cacaotero venezolano, está generando una amplia variedad de oferta de productos, ya no de grandes empresas sino de iniciativas artesanales protagonizadas por personas que “lograron cambiar su vida mediante el cacao”, sostuvo ayer el ingeniero en electrónica Alejandro Marius, en la charla Cacao y Emprendimiento. 

Marius, que dejó su actividad como profesional para dedicarse a la formación y promoción de iniciativas productivas, sostuvo que el taller de chocolatería es una de las primeras experiencias en la que se enlazan una ONG, emprendedores y las mujeres del barrio para su formación. 

“La razón de esta iniciativa no está en las grandes cosas visibles, sino en los pequeños detalles, como es la producción de bombones a escala reducida, pero con un gran impacto social. Hasta la fecha se han formado más de 700 personas”, apuntó. 

La iniciativa de esta charla, efectuada en Cacao de Origen, un establecimiento ubicado en la Hacienda La Trinidad, en el municipio Baruta, surge por el interés de dar a conocer lo que está detrás de este noble producto que va desde el cacaotero, hasta el chocolatero y la gente que trabaja muy de la mano con ellos, “como nosotros que promovemos los emprendimientos”, sostuvo el ingeniero eléctrico. 

“Lo más importante de estos encuentros es que los emprendedores cuenten sus experiencias en torno al cacao”, afirmó Marius, quien se refirió a la experiencia desarrollada por la asociación civil Trabajo y Persona, que preside desde que constituyó en 2009. 

APRENDER HACIENDO 
La propuesta de Marius, está orientada a promover emprendedores artesanales, y acotó que no solo es un curso donde se ponen a disposición de las personas un conjunto de herramientas técnicas, sino que también es una experiencia productiva con retribución financiera, sostuvo. 

“Lo que perseguimos es formar a las personas en el trabajo, porque estamos convencidos de que a través del trabajo las personas pueden realizarse y ser felices”, manifestó. 

Por lo general, explicó, las personas que asisten a los talleres son mujeres que se convierten en las artesanas del chocolate. Se les ofrece una visión integral e innovadora en la formación de emprendedores y su inserción en el trabajo. En el taller se debe presentar un plan de empresas (negocios), un paso necesario para consolidar las iniciativas productivas, aseveró. 

“El emprendimiento no tiene razón de ser si es teórico, debe estar conectado a la capacidad real de trabajo productivo de la persona, debe retar su libertad y su capacidad de riesgo, debe ligarse a un oficio que agregue valor a la persona y a la sociedad”. 

ALIANZA PARA TRABAJAR 
Marius sostuvo que la ONG que preside no solo se orienta a los emprendimientos de chocolatería, sino de las áreas de la belleza, del mueble y de la mecánica. También están desarrollando un proyecto en la Guajira que tiene que ver con la agricultura orgánica. 

Agregó que Para Trabajo y Persona es fundamental la creación de redes entre los diferentes actores dentro de la sociedad, por eso desarrollamos alianzas con centros de formación, universidades, empresas y otras Organizaciones No Gubernamentales (ONG). 

Entre los planes a futuro está el de consolidar los proyectos de cacao que están en marcha. “Esa será nuestra gran tarea este año en el área del chocolate, porque no tendría sentido abrir nuevos cursos, si no fortalecemos los que que tenemos. Esa será nuestro gran objetivo en 2015”, adelantó Marius. 

Por eso han idea un programa de actualización profesional en cacao y chocolate artesanal para todas y todos los egresados de los talleres dictados anteriormente. “Vamos a reforzar los conocimientos adquiridos de manera que los emprendedores del chocolate puedan consolidar sus proyectos”, indicó. 

MARIANA RACHADELL: LA IMPORTANCIA DE CONOCER LOS PEQUEÑOS DETALLES DEL CACAO DE ORIGEN 

Parte de la motivación que tuvieron los que fundaron Cacao de Origen es abrir este espacio para poner este producto maravilloso en la mesa de los venezolanos, manifestó Mariana Rachadell, que se dedica a la investigación sobre este “rubro tan especial que nos define”. 

“Nos gustaría que todos lo tuviésemos cercano, porque a muchas personas se les pregunta cuál es el mejor cacao del mundo y dicen que es el nuestro, y se les pregunta el por qué, y dicen: Bueno porque es el mejor”, cuestionó. 

Lo que se busca es dar a conocer “esos detallitos que lo hacen el mejor“, desde su genética , su tradición, hasta lo bueno que es para la salud, como alimento. En su opinión hay que desligar el chocolate solo como golosina para desvelar todas sus potencialidades y variedad de productos. 

“Es necesario distanciarse un poco de la visión europea del chocolate cremoso, con caramelo, para abrir esa ventana enorme de posibilidades. El país dispone de todos los materiales para impulsar la industria en Venezuela”, sostuvo esta fanática de este producto venezolano. 

Rachadell sostuvo que la producción del cacao fue uno de los pocos sectores que creció económicamente el año pasado. Indicó que en ese establecimiento se hace chocolate en pequeña escala, semanalmente se procesan alrededor de 30 kilos. 

Trabaja free lance en la parte de relaciones públicas en ese espacio, que no solo es una tienda que ofrece una gran variedad del ese rubro que se produce en el campo venezolano, sino que dispone de un centro de procesamiento en la planta alta del establecimiento, ubicado en la hacienda La Trinidad, en el municipio Baruta. 

Además es una de las responsables por los conversatorios que se realizan los jueves en ese espacio. Están abiertos a todo el público de manera gratuita. 

Por T/ Manuel López F/ José Luis Díaz www.correodelorinoco.gob.ve

Comentarios