La seguridad alimentaria

La seguridad alimentaria es un derecho de las personas a “tener en todo momento acceso físico y económico a suficientes alimentos inocuos y nutritivos para satisfacer sus necesidades alimenticias y sus preferencias en cuanto a los alimentos a fin de llevar una vida activa y sana” (Cumbre Mundial de la Alimentación,1996) 

En los hogares, la seguridad alimentaria significa la capacidad que las familias tienen para obtener los alimentos suficientes para satisfacer sus necesidades nutricionales (bien sea produciendo o comprándolos). Esta accesibilidad es real, cuando se dispone de un suministro de alimentos, material y económicamente, al alcance de todos, lo cual depende de factores como los precios, la capacidad de almacenamiento y las influencias ambientales. 

La educación nutricional es un catalizador los programas de seguridad alimentaria. Recientes evaluaciones han demostrado que las intervenciones de seguridad alimentaria tienen más probabilidades de mejorar la nutrición cuando incluyen un componente de educación nutricional. Las mejoras en la producción de alimentos por sí solas no siempre se traducen en mejoras en el estado nutricional de la población. Por ejemplo, el aumento del consumo de maíz no va a aumentar el consumo de micronutrientes, mientras que más ingresos de la venta de cultivos comerciales puede significar más bienes de consumo en el hogar, p. ej. una televisión de plasma, en lugar de más y mejores alimentos para la familia. 

Los estudios también indican que los que han recibido educación sobre la nutrición y comprenden la importancia nutricional de los alimentos que producen y consumen son capaces de tomar mejores decisiones de producción y consumo, y que a través de la educación nutricional las personas pueden aprender a preparar alimentos de manera segura, alimentar a los niños adecuadamente y reconocer la malnutrición y actuar en consecuencia. 

Intervenciones en América Latina. A pesar de que muchas personas en los países de América Latina tienen recursos limitados para acceder a los diferentes alimentos de manera segura y estable, en ocasiones ese no es el principal limitante para una alimentación adecuada. Muchas familias gastan sus pocos recursos en alimentos altamente procesados de bajo valor nutritivo y que son más caros que otros productos frescos locales. 

A través de las intervenciones de la FAO, en los Programas Especiales de Seguridad Alimentaria (PESA) y en los Programas de Agricultura familiar, se ha demostrado que las intervenciones de producción que van acompañadas de un componente de educación en nutrición tiene mayor efecto en el cambio de la variabilidad de las dietas de las familias. 

Compilador Juan Antonio Pineda

Comentarios