Hacia una Agricultura Familiar más fuerte

De las 570 millones de granjas que hay en el mundo, más de 500 son granjas familiares, lo que hace de la agricultura familiar el principal modo de producción agrícola del planeta. Las granjas familiares producen alrededor del 80% de los alimentos del mundo en términos de valor, y tomadas en su conjunto constituyen la mayor fuente de empleo en el mundo entero. La Asamblea General de las Naciones Unidas declaró 2014 el Año Internacional de la Agricultura Familiar (AIAF) a fin de destacar el papel que desempeña la agricultura familiar en las políticas agrícolas, sociales y medioambientales en los planes nacionales.

Para lograr estos objetivos, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que es el organismo a cargo de poner en marcha el AIAF en 2014, inició un amplio proceso de diálogo político con los países miembros, los organismos pertinentes de las Naciones Unidas, las organizaciones y las redes internacionales de agricultores familiares, las organizaciones de la sociedad civil, las personas del ámbito académico y los grupos de investigación, así como los actores del sector privado y otros actores no estatales.

Se realizaron seis diálogos regionales sobre agricultura familiar en Asia, Europa, América Latina y el Caribe, Oriente Próximo y África del Norte, América del Norte y África Subsahariana, que ayudaron a señalar los retos a los que se enfrentan los agricultores familiares de cada región. Todas las conferencias regionales de la FAO continuaron debatiendo los principales problemas que afronta la agricultura familiar a nivel regional. Las conferencias regionales estuvieron precedidas de consultas a la sociedad civil, donde se debatió ampliamente la agricultura familiar y se realizaron recomendaciones específicas a los gobiernos, a la FAO y a otras organizaciones.

Los agricultores familiares son un grupo grande y extremadamente diverso. Prólogo A pesar de su diversidad, los diálogos concluyeron que los agricultores afrontan retos muy similares, como la globalización del sector de la alimentación, el cambio climático, la falta de servicios financieros adecuados, el acceso deficiente a los mercados, la inseguridad en la tenencia de la tierra y las políticas que no responden a las necesidades de los agricultores familiares. Las mujeres y los jóvenes son los más afectados por estos retos.

Hemos aprendido que es preciso elaborar políticas agrícolas selectivas que respondan a las necesidades específicas de los agricultores familiares en cada región. Estas políticas deben respetar su estilo de vida, dado que la agricultura familiar es mucho más que un modo de producción de alimentos. También es un estilo de vida. El principal objetivo de este proceso es obtener un fuerte compromiso político en apoyo a los agricultores familiares.

Esta publicación recoge los resultados de este recorrido. Juntos, estos momentos importantes tejen una historia de los retos y las oportunidades para la agricultura familiar a nivel regional. La FAO agradece a ILEIA su apoyo en la realización de esta publicación que sintetiza los resultados de los diálogos. La publicación no es una reseña exhaustiva de todas las actividades del AIAF, sino la recopilación de muchos testimonios y experiencias importantes reunidas a lo largo de los momentos más destacados del Año, que demuestran los avances importantes que hemos logrado juntos y hacia dónde deberíamos dirigirnos en el futuro para apoyar a los agricultores familiares.

Descargar Hacia una Agricultura Familiar más fuerte

Por Marcela Villarreal 
Directora Oficina de Asociaciones, Promoción Institucional y Desarrollo de la Capacidad FAO.

Comentarios