Suelos: un recurso sagrado base de los sistemas tradicionales del patrimonio agrícola

1. ¿Qué son los sistemas importantes del patrimonio agrícola mundial? ¿Qué lugar ocupan los suelos en estos sistemas?
 
Los Sistemas importantes del patrimonio agrícola mundial o SIPAM se definen como “sistemas de uso de la tierra y paisajes extraordinarios ricos en diversidad biológica de importancia mundial que evolucionan a partir de la coadaptación de una comunidad con su medio ambiente y sus necesidades y aspiraciones de desarrollo sostenible”.
 
Los SIPAM, que se encuentran en los sistemas de conocimientos ecológicos tradicionales, no solo han dado origen a paisajes excepcionales, mantenimiento y adaptación de la biodiversidad agrícola, conocimientos indígenas y ecosistemas resilientes, sino también, y sobre todo, al suministro continuo de múltiples bienes y servicios, alimentos y seguridad de los medios de vida para millones de comunidades locales y poblaciones indígenas, más allá de sus fronteras.
 
Pero, ¿qué papel desempeñan los suelos en todo esto? Los suelos constituyen, literalmente, la base de estos sistemas. En efecto, en las zonas en que las poblaciones y comunidades indígenas que viven más cerca de la naturaleza son los guardianes de los SIPAM, los suelos se consideran mucho más que un medio para producir alimentos. Se consideran un ‘recurso sagrado’, una parte integral de la vida relacionada con su identidad cultural, social y espiritual. Las comunidades indígenas respetan y protegen los suelos como a la Madre Tierra, tienen una comprensión profunda y compleja de la naturaleza y de las propiedades de los suelos, y saben que un suelo sano y vivo es la base de la productividad, la agricultura y la diversificación de cultivos para la alimentación y la medicina, así como para la cría de animales.
 
2. Los suelos cumplen muchas funciones que son el fundamento de los sistemas de producción agrícola, ganadero y forestal que proporcionan una amplia variedad de servicios ecosistémicos. Debido a estas múltiples funciones, los suelos no se pueden considerar aisladamente, sino como parte esencial del ecosistema agrícola.
 
El Año Internacional de los Suelos puso de relieve seis funciones fundamentales de los suelos sanos. Teniendo en cuenta estas funciones ¿cómo protegen este preciado recurso los SIPAM?
 
Uno de los principios fundamentales del patrimonio agrícola es la conservación y protección de las ‘funciones de sostenibilidad’ de los sistemas agrícolas tradicionales, porque estas funciones garantizan una amplia variedad de bienes y servicios ecosistémicos de los cuales dependemos todos. Al cumplir una variedad de funciones que contribuyen al desarrollo sostenible, los suelos son el fundamento de los agroecosistemas naturales de los SIPAM.
 
Por ejemplo, los sistemas agrícolas y forestales tradicionales fortalecen los suelos al enriquecer y proteger su diversidad biológica.
 
Los suelos sanos contienen millones de organismos vivos, desde un sinfín de microbios invisibles, bacterias y hongos hasta la macrofauna más familiar, como lombrices y termitas. Las raíces de las plantas y otros residuos agrícolas u orgánicos también se pueden considerar organismos del suelos dadas sus relaciones e interacciones simbióticas con otros componentes del suelo. Estos organismos interactúan entre sí y con las diferentes plantas y animales del ecosistema, formando una compleja red de actividad biológica.
 
Cabe señalar que esta diversidad resulta afectada por muchos factores ambientales, como la temperatura, la humedad y la acidez, así como por la actividad antropogénica y las prácticas de gestión agrícolas y forestales. Esto afecta a las comunidades biológicas del suelo y sus funciones en diferentes grados. Si no se tiene en cuenta esta compleja red de actividad biológica, se pone en peligro la salud, la función ecosistémica y la productividad de los suelos.
 
3. Los agricultores dependen de los suelos para obtener alimentos, piensos y una amplia variedad de servicios ecosistémicos, pero los suelos también dependen de los agricultores. El fomento de la gestión natural y sostenible de los recursos es muy importante para los SIPAM ¿qué pueden hacer los agricultores para proteger sus suelos a este respecto?
 
Los agricultores bien informados que practican la agricultura tradicional saben cómo proteger sus suelos porque viven en contacto con la tierra y tienen un conocimiento detallado de sus suelos. Sus conocimientos y prácticas son importantes no solo en lo que se refiere a la conservación de los suelos, sino también para la producción de alimentos nutritivos de alta calidad para el consumo familiar y para las economías local y mundial por igual.
 
Además de proteger los suelos y mantenerlos sanos para la producción de alimentos nutritivos e inocuos, el concepto de SIPAM está integrado en las características inherentes de la agricultura tradicional: un sistema de prácticas en evolución que se perfecciona con el tiempo mediante el método de ensayo y error, y ajustándose a la evolución del entorno, para afrontar las necesidades socioeconómicas y, al mismo tiempo, gestionar mejor los recursos natrales finitos como el suelo.
 
Este enfoque holístico y multidisciplinario tiene su origen en el patrimonio cultural y agrícola. Los agricultores de los SIPAM valoran su patrimonio y, porque valoran su patrimonio, valoran los suelos y los cultivos que producen. Todos los lugares de los SIPAM existentes ponen de manifiesto la gestión sostenible e ingeniosa de los recursos de suelos.
 
El cultivo combinado de arroz y peces en China, las antiguas terrazas de arroz en las montañas de Filipinas, los sistemas agroforestales y los huertos familiares en Asia y América Latina, los sitios andinos (las terrazas o el Lago Titicaca, entre otros) en el corredor Cusco y Puno en el Perú, y la gestión integrada de los recursos en la isla de Chiloé en Chile, no son sino algunos ejemplos y pruebas de gestión sostenible de los recursos naturales de los SIPAM en los que la protección y el respeto de los suelos se ha transmitido de generación en generación. Sin esta transmisión de conocimientos, hoy no existirían los Sistemas importantes del patrimonio agrícola mundial.
 
4. ¿Cómo apoyan los SIPAM a los agricultores en la promoción de la sostenibilidad en la gestión de la tierra y la conservación de los suelos?
 
Los SIPAM adoptan un enfoque integrado de la gestión en múltiples niveles y entre múltiples sectores y promueven la conservación y gestión dinámica de los recursos naturales a través de estos sistemas. Sin embargo, los pequeños agricultores, las comunidades indígenas y los gobiernos nacionales son los principales actores en el proceso, mientras la FAO actúa exclusivamente como facilitador.
 
En particular, la FAO y los asociados nacionales están atribuyendo más importancia a las intervenciones a nivel local. El empoderamiento y el desarrollo de las capacidades de los agricultores familiares, las poblaciones indígenas y los pequeños agricultores (hombres, mujeres y jóvenes) para la gestión sostenible de sus tierras, sus recursos hídricos, su diversidad biológica y sus recursos de suelos son fundamentales para el enfoque de los SIPAM.
 
Por prensa la FAO

Comentarios