Cavar más hondo para saber más sobre los suelos

En la segunda parte de esta entrevista, Moujahed Achouri cita ejemplos específicos de sitios SIPAM que tienen efectos positivos en los suelos, la seguridad alimentaria, la nutrición y el fortalecimiento de los medios de vida. Habla de las relaciones entre diversidad biológica, diversidad cultural y conocimientos tradicionales y de su relevancia para los suelos, y examina el futuro después del Año Internacional de los Suelos 2015. 

1. La conservación de la biodiversidad y de los conocimientos locales es otro objetivo clave del programa SIPAM, ¿Por qué son importantes cuando se trata de los suelos? ¿Puede dar algún ejemplo? La conservación de la biodiversidad y de los conocimientos locales son componentes fundamentales del programa SIPAM. En efecto, varios estudios muestran que existe una estrecha relación entre zonas con gran diversidad biológica y zonas con gran diversidad cultural.Dada la necesidad de conservar y mantener la diversidad de las especies y los cultivos alimentarios, tanto la biodiversidad como los conocimientos locales son muy importantes y relevantes para los suelos. 

En su larga historia de ordenación del medio ambiente, los agricultores y las poblaciones indígenas han acumulado la experiencia y los conocimientos ecológicos para conservar la diversidad biológica y los suelos. Esto queda demostrado por prácticas como la adaptación agrícola, la mejora de las plantas, la utilización de plantas silvestres afines, la agricultura resiliente y la gestión de recursos, incluida la previsión del tiempo. El conocimiento de los agricultores sobre la mejora de las plantas resulta evidente a partir de las miles de variedades tradicionales presentes en los SIPAM. Muchas de estas han sido desarrolladas o mejoradas por los mismos agricultores junto con un manejo de los suelos adecuado y específico al lugar. Por ejemplo, la conservación y mantenimiento de los cultivos en los sitios SIPAM en Chile están a cargo de agricultores experimentados (en su mayor parte mujeres), que se basan en sus conocimientos de los ecosistemas agrícolas, agroecológicos y circundantes (es decir, la fitogenética local para producir semillas resistentes a las sequía o mejorarlas). 

Otro ejemplo es la agricultura tradicional de Koraput en el estado de Orissa, en la India, donde los grupos tribales y las mujeres utilizan sus sistemas de conocimientos tradicionales de mejora de las plantas, que forman parte integral del funcionamiento sano de los suelos y los agrosistemas.Las prácticasagrícolas tradicionales, las técnicas de mejora locales, la diversificación y los cultivos múltiples garantizan que los hogares y las comunidades locales tengan alimentos nutritivos. Además, refuerzan a los cultivos al robustecerlos genéticamente y adaptarlos al medio ambiente local. 

2. ¿Podría describir dos sitios SIPAM que tengan repercusiones positivas en los suelos y en la producción de alimentos nutritivos? Todos los sitios SIPAM tienen repercusiones positivas en los suelos y en la producción de alimentos inocuos y nutritivos. Dos sitios SIPAM de Asia meridional pertinentes a este respecto son: 

El sistema de terrazas de arroz de Ifugao son un extraordinario sistema agrícola que conserva la viabilidad de los arrozales orgánicos desarrollados hace 2000 años. Las terrazas de arroz se basan en un sistema de gestión fruto de los conocimientos indígenas llamado ‘muyong’, que corresponden a bosques de manejo privado que coronan cada grupo de terrazas. Estos ‘muyong’ cumplen diferentes funciones no solo en la producción de variedades de arroz tradicionales que son importantes para la seguridad alimentaria y desde un punto de vista social y cultural, sino también en el abastecimiento de agua y la prevención de la erosión de suelos, y en la disponibilidad de agua potable para uso doméstico y de los hogares. Estos conocimientos y forma de gestión tradicionales han permitido a los agricultores cultivar arroz de manera sostenible por encima de los 1000 metros de altitud. 

A lo largo del tiempo, se ha producido una simbiosis ecológica en el cultivo tradicional integrado de arroz y peces. Mientras que el arroz proporciona sombra y alimento para los peces, los peces proporcionan fertilizantes para el arroz, regulan las condiciones microclimáticas, ablandan el suelo, desplazan el agua y se alimentan de larvas y malas hierbas en los campos anegados. Gracias a esta simbiosis, los suelos se han mantenido sin utilizar fertilizantes químicos, plaguicidas y herbicidas para luchar contra los insectos y la mala hierba, produciendo alimentos básicos y nutritivos y protegiendo la flora y la fauna. 

7. Con un 33 % de los suelos del mundo afectados por una degradación de moderada a alta, la tasa actual de degradación de los suelos amenaza la capacidad de atender las necesidades de las generaciones futuras. En su opinión, ¿qué más puede hacer la FAO para promover la salud de los suelos y dar a conocer la importancia de los suelos al margen del Año Internacional de los Suelos? Los miembros de la FAO han establecido la Alianza Mundial sobre los Suelos (AMS) con la finalidad de promover la gestión sostenible de los suelos en todos los niveles. El Año Internacional de los Suelos es una plataforma fundamental para promover esta causa y sentar las bases para los suelos reciban una creciente atención y, de este modo, incentivar las inversiones en su conservación y mejora. Después de 2015, la FAO, mediante la aplicación de los cinco pilares de acción de la AMS, seguirá con su tarea de dar a conocer la importancia de los suelos, aplicando los principios de la Carta Mundial de los Suelos y los programas de manejo, conservación y restauración sostenible de los suelos. Estas actividades tienen como objetivo contribuir a la seguridad alimentaria y la nutrición, la adaptación al cambio climático y la mitigación de sus efectos, el desarrollo sostenible y la agenda para el desarrollo después de 2015. 

Los programas conjuntos y el intercambio de experiencias son elementos fundamentales de este proceso; la FAO se encargará de colmar las diferencias entre países y, al mismo tiempo, aprenderá de estos sistemas ingeniosos y sostenibles. Resulta claro que cuando se trata de suelos, todos tenemos algo que aprender de los demás, desde los edafólogos hasta
las poblaciones indígenas, desde los responsables de la toma de decisiones hasta los planificadores agrícolas. Inclusive el púbico general puede contribuir a cambiar la situación dando a conocer los motivos por los cuales los suelos son importantes: en última instancia, hay vida debajo de nuestros pies y ¡unos suelos sanos significan una vida sana!

Por prensa la FAO
Entrevista con Moujahed Achouri, Director de la División de Tierras y Aguas de la FAO (PARTE 2)

Comentarios