Fiori Candy, dulcería guayanesa

Con la maternidad a flor de piel, pues tiene dos niños: Víctor de 3 años y Fabián de 3 meses, Natalia Beraún no deja de trabajar en su otro gran amor: los dulces. Es por ello que ofrece toda su pastelería para Guayana y Kanobo Sur. 

Fiori Candy tiene dos líneas. La tradicional, en la que ofrecen la pastelería habitual: desde tortas de chocolate y fresa, brownies, rellenos de melocotones o piñas, hasta quesillos y ponquecitos. En general, todo en dulcería francesa, italiana y criolla. 

En esta, Natalia busca implementar sabores autóctonos en sus dulces, como ahuyama, sarrapia, o ron. Entre tantos, creó un quesillo de coco y sarrapia que causó furor entre su público. 

Y la otra, con postres sin gluten, alternativas endulzantes o sin lácteos. En resumen: dulces para aquellas personas que deben seguir una dieta particular. “Es chimbo cuando vas a una fiesta y no puedes consumir los dulces porque tienes una condición especial”, comenta Natalia. 

Para Natalia la idea es todos puedan disfrutar de la alegría que ofrece un delicioso dulcito “hay gente que ni en su cumpleaños puede comerse su pedazo de torta”, expresa. 

Todo nace desde que se unió al “Club de Mamás de Puerto Ordaz”, en el que supo de madres lactivistas que tenían hijo intolerantes a la lactosa, por lo que ellas tampoco podían consumir nada que la contuvieran. 

A Natalia le encanta cocinar, así que sólo bastó eso para que ella empezara a buscar una torta alternativa, “que levantara, que fuera esponjosa, que tenga todas las cualidades sin que tengan estos ingredientes que pueden afectar la salud de estas mamás o las personas en dieta”. 

A KanoboSur ella, junto a Moisés Rojas, esposo y socio, llevarán los dulces con sabores criollos.

Por Legna Vivas 
Para KanoboSur Puerto Ordaz

Comentarios