Caza, pesca y recolección

En estos tiempos es muy difícil desarrollar la caza, los animales están desapareciendo con la actividad maderera y la destrucción del bosque, por la cacería indiscriminada e irracional para abastecer el mercado urbano, y por la exportación legal e ilegal de especies, sus pieles, sus plumas y su carne. 

Antiguamente la caza era una actividad principal para la obtención de alimentos. Los hombres que iban al mitayo y cazaban especies como el majas, sajino, venado, huangana, sachavaca y carachupa, las cuales eran ahumadas en el mismo lugar donde los cazaban y su carne era cocinada en una olla grande, de donde comían todos. Los instrumentos que se usaban para cazar eran la pucuna y la balista. Toda la carne que se obtenía era compartida con la familia. Ahora es poco frecuente la caza de majas y sachavaca; algunas especies casi no se encuentran. Los comuneros de Achual Tipishca cuentan que el año 2013 apareció una manada de huanganas nadando en el lago, y todos los comuneros corrieron a matarlas. Uno de ellos mató 15 huanganas y llevó a vender la carne en Yurimaguas. 

Las principales especies que pescaban eran: gamitana, doncella, tucunare, corvina, paco, paichi, boquichico, palometa y vaca marina. Esta última especie era considerada un lujo para los cocamillas, pues toda la familia comía vaca marina antes de una fiesta. Se agarraba por canoadas, es decir, lo que entra en una canoa. Ahora es imposible encontrar tal cantidad de peces. No se usaban redes ni trampas, solamente anzuelo. 

Los antiguos que iban a la fisga pescaban peces grandes como el paiche y la vaca marina. A esta última especie la freían con su propia grasa y el chicharrón obtenido era guardado con su aceite en una gran olla de barro llamada «puti». Este «chicharrón» se servía esparciéndolo sobre hojas silvestres, como el plátano. Cada miembro de la familia llevaba su plato de barro y se servía a su gusto. Para conseguir especies como la vaca marina, los fisgas viajaban mucho tiempo. 

Los instrumentos y tecnologías que empleaban para la pesca eran: flecha, remo de chambira, tarrafa de chambira, huaca, barbasco, anzuelo y tapaje. Para pescar usaban principalmente en anzuelo, no había trampa, solo tarrafa y anzuelo. Actualmente se pesca para el comercio, utilizando redes, lo cual ha hecho que se extingan los peces del lago. 

El año 1969 empieza una gran depredación con los gremios de pescadores provenientes de Yurimaguas. Sobreexplotaban pasando del tonelaje con sus botes; botaban al río los peces sobrantes, observándose en las playas una extensa línea blanca de peces muertos. Los gremios extraen entre 150 a 200 kg y llevan a vender. 

Ahora no se encuentra la gamitana, la corvina hay muy poco, y si hay son muy mañosos, ya no se dejan pescar, reconocen con facilidad al pescador. Pareciera que ahora los peces se volvieron chiquitos, la ractacara ahora es muy pequeña. (Un comunero.) 

Antiguamente los pobladores de Achual Tipishca recolectaban: cacao silvestre, sacha mango, hungurahui, aguaje, shimbillo, zapote, caimito, leche caspi (arichi), cacahuillo (raupe), entre otros frutos. En el mes de abril abundan estas dos últimas especies. Para esta actividad usaban herramientas como costal, machete y canasta tejida. Ahora raras veces desarrollan esta práctica, porque van desapareciendo las especies, dado que tumban con hacha el shimbillo y el aguaje cuando dan fruto, y la población se ha incrementado. 

Gastronomía antigua 
La alimentación antiguamente estaba basada en productos naturales y del lugar. Conseguían la sal de lugares lejanos como San Martín, transportándola en canoa. Entre los principales platos estaban: 

Mazamorra de pescado tucunaré o zúngaro. Se cocinaba con plátano raspado y pescado. Era una comida muy nutritiva. Estas mazamorras se acompañaban con yuca o sapucho. 

Pescado ahumado en hoja. Se envolvía el pescado con hojas de bijau y se asaba a fuego lento, con carbón, leña o sobre la tullpa. 

Nina juane. Elaborado con carne de pescado manin, machi (nombre popular) o cunchi, y aderezado con verduras de la zona. Este plato era muy valorado en la dieta kukama. 

Cutsepe. Caldo concentrado de pescado con todo su hueso, con poco o nada de sal, se convidaba a los niños para que sean inteligentes. 

Patarashca grande. Se elaboraba con pescados grandes como el zúngaro, aderezados con verduras de la zona, envueltos en hojas de bijao y luego asados. Se comía con toda la familia. 

Lobo isma. Se freían las vísceras del pescado en su propia grasa, quitándole la hiel, y se comía con fariña. Este era un alimento muy popular en Achual Tipishca. 

Bebidas tradicionales. Las mujeres elaboraban el masato de yuca y de pijuayo. Los abuelos elaboraban pana suma, una bebida con plátano maduro cocido que guardaban seis días y lo tomaban fermentado. El masato (que entre bromas lo llaman «yucacola») es una de las bebidas tradicionales que toman hasta ahora. 

En la dieta alimenticia la corvina se comía en mazamorra. Estas comidas se acompañaban con plátano, ají y culantro. Ahora se emplean condimentos en la preparación de alimentos; y el que no los tiene, no come. Creen que antes se comía de todo, aunque no tenían dinero. 

Ahora no hay quien elabore estas comidas, no hay interés ni en los niños ni en los maestros. Ya no se consume la comida ancestral porque los hijos no quieren comer. Comemos lo que era antes (lo que llaman tradicional) cuando no tenemos plata. Si tenemos plata compramos atún, gallina, pero más se cría para vender. (Don Arturo.) 

Los pobladores antiguos conocieron el aradú, que era elaborado con huevos de taricaya, mezclado con fariña. Ahora se consumen ahumados, juanes (arroz y pollo envuelto en hoja), plátano y yuca. Se come mayormente dos veces al día, a veces a cualquier hora. Desayunan de ocho a nueve de la mañana, almuerzan a la una de la tarde y lo que sobra lo calientan para la merienda o cena. Cuando tienen dinero agregan leche enlatada a las bebidas que desayunan, toman chapo con leche, mazamorra de plátano rallado con leche. Y si no tienen dinero ,desayunan té y pan. Entre las principales comidas de la dieta actual se encuentran: el timbuche, pescado fresco y envuelto en hoja, y guisos con condimentos. Ahora buscan conseguir los alimentos impuestos por el mercado como: arroz, macarrón, leche, atún. La comida más importante del día es el ahumado o el frito, porque no suele malograrse, acompañado con arroz. 

Dada la extinción de la fauna silvestre, tampoco suelen comer carne del monte, con mucha suerte la consumen una vez al mes. En invierno hay más carne, entre febrero y marzo, porque en la baja Amazonia, en la estación invernal, se inundan millones de hectáreas de bosques, y la fauna, huyendo de la inundación, se refugia en las tierras altas no inundables, en las restingas, que se convierten en el «Arca de Noé» de la fauna. En estas restingas «hacen su agosto» los cazadores. 

Previsión y conocimientos 
Los antiguos acarreaban los productos del mitayo para una semana. Hacían minga con los miembros de la comunidad para que no les faltaran estos productos. También elaboraban fariña y tapioca con yuca. Ahora ya no se toman medidas de supervivencia, se pesca para el comercio utilizando redes, ya no guardan alimentos, todos los días tienen que conseguirlo. Lo que siguen elaborando es fariña y tapioca, esta última en menor cantidad. 

Antes los chamanes preparaban a sus hijos para que fuesen hábiles en la vida, empleando plantas medicinales. Ese niño creía bien, ahora ya no creen en el poder de los chamanes. «Nuestros ancestros no creían en Dios, sus dioses eran los chamanes, eso era nuestra creencia». 

Se originan cambios cuando penetra la iglesia a la comunidad, les enseñaban a orar en latín. Ahora, además de la iglesia católica, hay varias iglesias evangélicas, que persuaden a sus fieles a dejar sus creencias tradicionales, por diabólicas. 

Por FAO: Sistemas alimentarios tradicionales de los pueblos indígenas de Abya Yala. Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, La Paz, 2015.
Foto de Rodrigo Paiva, grupo étnico Rikbaktsa, Brasil. 

Comentarios