Un nuevo acuerdo facilita una colaboración más estrecha entre el DFID y la FAO

El Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido (DFID) y la FAO van a fortalecer su colaboración con un nuevo acuerdo que facilitará su colaboración futura en gran número de áreas. 

"La FAO y el DFID comparten una visión de un mundo donde las comunidades cuenten con seguridad alimentaria, sus activos productivos estén protegidos y los recursos naturales del mundo sean gestionados de forma sostenible", señaló hoy el Director General de la FAO, José Graziano da Silva. 

"Gracias al apoyo en curso del Reino Unido a muchas áreas de trabajo de la FAO –añadió-, hemos sido capaces de progresar juntos hacia esa visión y ahora podremos seguir avanzando de forma más estratégica y eficiente". 

El nuevo acuerdo marco de la FAO y el DFID sirve como base jurídica general para la colaboración entre ambos socios, que cubrirá todos los futuros proyectos durante al menos diez años. Al eliminar la necesidad de negociar acuerdos individuales de fondos fiduciarios para cada nuevo proyecto, el nuevo acuerdo ahorrará costos y tiempo y hará más fácil la colaboración. 

Entre 2012 y 2015, el gobierno del Reino Unido ha sido el tercer mayor donante total de la FAO, con aportaciones superiores a 360 millones de dólares EEUU. También ha sido uno de los pocos socios de recursos a nivel global que ha logrado aumentar sus fondos de ayuda al desarrollo a pesar de las restricciones financieras. 

El DFID ha apoyado un variado conjunto de proyectos de la FAO durante muchos años, dirigidos a abordar problemas que van desde el comercio ilegal de madera a la falta de datos integrales sobre la agricultura en muchas partes del mundo. 

Apoyo a la seguridad alimentaria en Zimbabwe 
La FAO ha desempeñado un papel clave para ayudar a las personas más vulnerables del país africano a producir más alimentos, acceder a nuevos mercados y expandirse hacia nuevas empresas agrícolas. 

Para apoyar estos esfuerzos, el DFID contribuye con 48 millones de dólares EEUU a un proyecto de la FAO incluido en el Programa de medios de vida y seguridad alimentaria en Zimbabwe (LFSP, por sus siglas en inglés), que tiene como objetivo incrementar la productividad de los pequeños agricultores. El proyecto forma a los campesinos en prácticas agrícolas climáticamente inteligentes, aumenta su acceso a la financiación y los mercados, y anima a las comunidades a producir y consumir alimentos más nutritivos. 

Ayudar a los países a implementar las Directrices voluntarias sobre tenencia de la tierra 
El DFID está apoyando la implementación efectiva de las Directrices voluntarias sobre la gobernanza responsable de la tenencia de la tierra, la pesca y los bosques (DVGT), con una contribución de 7,5 millones de dólares EEUU (4,9 millones de libras esterlinas) para actividades de investigación y participativas en China, Nigeria y Uganda. 

Contar con derechos seguros sobre la tierra y la propiedad es esencial para apoyar el crecimiento económico sostenible y la reducción de la pobreza. Pero en la mayoría de los países en desarrollo los derechos de tenencia están mal definidos y no se hacen cumplir, los sistemas de administración de tierras son corruptos y los mercados carecen de transparencia. 

El proyecto de tres años apoya actuaciones para aumentar la transparencia en el sector de la tierra en Nigeria, diseña una hoja de ruta de reforma de la tenencia en Uganda, y conciencia sobre la DVGT entre los inversores chinos que buscan comprar tierras en el extranjero, en particular en las zonas rurales de África. 

Fortalecer la información sobre seguridad alimentaria y crear resiliencia 
El DFID ha mostrado también un compromiso continuo con el fortalecimiento de la información para actuar en situaciones de crisis, incluidas contribuciones de cerca de 10 millones de dólares EEUU (5,4 millones de libras) para mejorar y ampliar la Clasificación integrada de la seguridad alimentaria y la fase humanitaria (CIF) que se utiliza para la evaluación de la seguridad alimentaria. 

Entre 2012 y 2015, unos 1 900 expertos nacionales fueron capacitados como analistas de la CIF para evaluar y clasificar la inseguridad alimentaria en base a normas internacionales comunes. El proyecto del DFID ha fortalecido la forma en que los gobiernos de 20 países aplican la CIF y ayudado a desarrollar y aplicar nuevos protocolos para el análisis de la inseguridad alimentaria crónica y la malnutrición aguda. Esto, a su vez, ha aumentado la demanda de las herramientas de la CIF entre los responsables de la toma de decisiones que trabajan en programas de emergencia y desarrollo. 

El DFID ha sido además un firme colaborador de las operaciones de emergencia de la FAO, que ayudan a las comunidades a reconstruir y fortalecer sus medios de vida durante o inmediatamente después de los conflictos y desastres naturales, con cerca de 100 millones de dólares EEUU durante la última década. Estos fondos han apoyado esfuerzos cruciales de creación de resiliencia en países como la República Centroafricana, Pakistán, Filipinas, Somalia y Sudán del Sur. 

Fortalecer la gobernanza forestal contra el comercio ilegal de madera 
Al admitir la grave amenaza que el comercio ilegal de madera supone para los paisajes forestales, el medio ambiente y la salud económica de los mercados internacionales, el DFID se unió en 2014 a otros donantes para apoyar el Programa de la FAO y la UE de Aplicación de las leyes, gobernanza y comercio forestales (FLEGT, por sus siglas en inglés) que busca lograr la gestión forestal sostenible y garantizar que la madera importada en la UE proviene de fuentes legítimas. 

La contribución del Reino Unido de más de 2,1 millones de dólares (1,4 millones de libras) apoya una docena de proyectos en países en desarrollo productores de madera -como Congo, Ghana e Indonesia- destinados a fortalecer la gobernanza forestal local y lograr un amplio compromiso de la industria -desde los leñadores a los ejecutivos de las compañías madereras- para adherirse a las normas y estándares nacionales e internacionales. 

Evaluar los efectos de los programas de transferencia de efectivo en África 
Un proyecto conjunto de tres años de la FAO y del programa de investigación del DFID ha aportado nuevas e importantes perspectivas sobre la forma en que las intervenciones de protección social -como las transferencias de efectivo del gobierno- pueden contribuir a la reducción sostenible y generalizada de la pobreza en África. Las evaluaciones de impacto realizadas en Etiopía, Ghana, Kenya, Lesotho, Zambia y Zimbabwe han demostrado que las transferencias sociales de efectivo pueden tener un amplio efecto multiplicador en la economía local. Los resultados del proyecto de 1,6 millones de dólares (990 000 libras) denominado “De la protección a la producción” (PtoP) han supuesto una aportación importante a los debates sobre políticas nacionales para lograr que la ayuda sea más eficaz.

Por prensa FAO
Picture: Russell Watkins/Department for International Development.
Elizabeth Mukwimba is a 62-year-old Tanzanian smallholder farmer who now has solar lighting and a cleaner cookstove in her home, thanks to schemes backed by UK aid. 

Elizabeth has had an M-Power solar panel and lights fitted in her home by Off Grid Electric, a private sector company dedicated to providing sustainable, affordable energy to people in developing countries who aren't connected to the electricity grid. 

It means that Elizabeth now has lighting at home at night, which means she doesn't have to buy expensive kerosene. The money she's saved already has helped her put a new tin roof on her house. It also means her grandchildren can read and do their homework in the evening. She also has a 'clean cookstove', as seen in this picture. These cookstoves provide a safer, more durable and energy efficient means of cooking as opposed to traditional open fire cooking. The ceramic, metal-encased design means that much smaller amounts of wood or charcoal are needed, thus reducing the amount of time and money people need to spend on procuring fuel. The design is therefore also much healthier, producing much less smoke or carbon monoxide. 

"I feel much better because of the solar lighting and the cookstove", says Elizabeth. "Before, I sometimes had to choose between buying vegetables to eat, or buying kerosene to light the lamps with at night. Sometimes we used to have to rely just on matches for lighting in the dark. "But now I'm not having to buy kerosene and the cookstove uses much less fuel, so I'm saving money and not worrying so much about how to provide for my family. It means I can start to save money to hopefully build a new house in the future". In less than 2 years, Off Grid Electric has installed solar power systems in over 22,000 homes across Tanzania, meaning many more people now have access to cheap, renewable electricity - a vital step forward in a country where less than 14% of the population are connected to the electricity grid. The Tanzania Improved Cook Stoves programme, implemented by the Dutch NGO SNV, aims to provide improved cooking facilities for 45,000 people in Tanzania's Lake Zone region by 2017. 28,500 people have already benefitted.

Comentarios

  1. You may be eligible for a new solar rebate program.
    Find out if you are qualified now!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario