Reducir el desperdicio alimentario en América Latina

Con los alimentos que se pierden en la región se podría alimentar al 37% de quienes sufren hambre a nivel global, señaló la FAO. 

En América Latina se pierden o desperdician hasta 348 mil toneladas de alimentos al día, cifra que tendrá que ser reducida a la mitad en los próximos catorce años si la región quiere alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ODS, señaló hoy la FAO. 

El tercer boletín Pérdidas y Desperdicios de Alimentos en América Latina y el Caribe de la FAO, destaca que el ODS 12 está centrado específicamente en la necesidad de garantizar hábitos de consumo y producción sostenibles. Este objetivo incluye la meta de reducir a la mitad -para 2030- el desperdicio mundial de alimentos per capita tanto en la venta al por menor y a nivel de los consumidores, como en las cadenas de producción y distribución. 

Según la FAO, 36 millones de personas en la región podrían cubrir sus necesidades calóricas sólo con los alimentos perdidos en los puntos de venta directa a consumidores– poco más que la población de Perú y más que todas las personas que sufren hambre en la región. La FAO y otras agencias aliadas están actualmente elaborando el Índice Global de Pérdidas y Desperdicios de Alimentos, que será clave para que los países cuantifiquen sus pérdidas y definan estrategias para lograr el ODS 12. 

América Latina y el Caribe se moviliza para reducir sus pérdidas 

127 millones de toneladas de alimentos, 223 kilos por cada habitante de la región, son los montos anuales totales de pérdidas y desperdicios de la región. Estos alimentos serían suficientes para satisfacer las necesidades alimenticias de 300 millones de personas, el 37% de todas las personas que sufren hambre a nivel global, pero la región ya está trabajando para reducirlas. 

Con el apoyo de la FAO, durante 2015 los gobiernos establecieron una Red de Expertos, una Estrategia Regional y una Alianza Regional para la Prevención y Reducción de Pérdidas y Desperdicios de Alimentos. En Costa Rica y República Dominicana se crearon Comités Nacionales dedicados al tema, y Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú, San Vicente y las Granadinas y Uruguay están discutiendo iniciativas similares. 

La lucha contra el desperdicio alimentario también es parte del principal acuerdo de lucha contra el hambre en la región –el Plan de Seguridad Alimentaria, Nutrición y Erradicación del Hambre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, CELAC– el cual considera la eliminación de las pérdidas y desperdicios como una condición fundamental para acabar con el hambre al año 2025. 

Argentina desperdicia el 12% de su producción agroalimentaria 
El Programa Nacional de Reducción de Pérdida y Desperdicio de Alimentos de Argentina estimó que dicho país desaprovecha 16 millones de toneladas de alimentos, un 12,5 % de la producción nacional agroalimentaria. Más del 40 % del volumen desaprovechado corresponde a productos hortícolas y frutícolas. FAO está desarrollando un proyecto de cooperación técnica con el gobierno para diseñar una metodología de diagnóstico sobre el desperdicio de alimentos. 

Además, está aumentando el nivel de conciencia del sector agroalimentario y a los consumidores, mediante manuales que enseñan a aprovechar al máximo los alimentos. 

Avances en Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica y República Dominicana 

En el marco de sus políticas de seguridad alimentaria, Brasil ha presentado proyectos de ley para crear una Red Nacional de Expertos, una política nacional y una estrategia coordinada de reducción de pérdidas y desperdicios, mientras que otro proyecto de ley busca regular la donación de alimentos. Chile ha desarrollado estudios preliminares de medición de pérdidas en lechuga, pan, arroz, papa y productos del mar, además de actividades de recuperación de alimentos en puntos de venta barriales y la entrega de consejos para prevenir el desperdicio doméstico de alimentos. 

El gobierno de Colombia solicitó apoyo técnico a la FAO para formular políticas públicas para abordar el tema en dicho país, mientras que en la Red para la Disminución de Pérdidas y Desperdicio de Alimentos - SAVE FOOD Costa Rica, ha desarrollado estudios en las agrocadenas de tomate y lácteos y realizado acciones para disminuir desperdicios en comedores institucionales y empresariales. El Comité Dominicano para Evitar las Pérdidas y Desperdicios de Alimentos está trabajando con el sector público, privado, organismos internacionales y la sociedad civil, y dicho país ha desarrollado un estudio para la consolidación de un Banco de Alimentos.

Por prensa la FAO

Comentarios