La vuelta al mundo con platos a base de legumbres

Una de las muchas ventajas de cocinar con legumbres es su larga vida útil: los frijoles y guisantes secos y las lentejas se pueden almacenar durante meses sin perder su elevado valor nutritivo. Por tanto, suponen un componente importante para la seguridad alimentaria en los países en desarrollo, a la vez que las legumbres son también un elemento popular y asequible en la despensa y la cocina en hogares de todo el mundo. De hecho, el gusto delicioso y a la vez sutil de las legumbres cocidas complementa una amplia gama de cocinas y de sabores, por lo que estas leguminosas de grano son un elemento básico de muchas dietas. 

Recetas con legumbres de todos los rincones del globo 
En los últimos años, la Red de Información sobre operaciones poscosecha (INPhO) de la FAO ha mantenido una base de datos de más de 850 recetas de más de 50 países. Esta iniciativa no sólo sirve para preservar las recetas tradicionales para la posteridad, sino también para promover muchos ingredientes y platos que son menos conocidos fuera de sus lugares de origen. Legumbres como frijoles, guandules, garbanzos y lentejas aparecen regularmente en estas recetas: prueba fehaciente de su ubicuidad, sabor y facilidad de preparación. 

En ensaldas, sopas, guarniciones, entradas e incluso postres, las legumbres pueden incorporarse en cada comida. Vea una muestra de su versatilidad a través de la siguiente selección de recetas a base de legumbres, que abarca varios países y continentes. Para encontrar mayor inspiración, consulte el libro de recetas INPhO. (en inglés)

Por prensa la FAO

Comentarios