Un informe analiza los beneficios de la agricultura orgánica como motor de la economía verde en Haití

El gobierno de Haití, en colaboración con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, PNUMA, lanzó hoy el informe Estudio sobre el sector agrícola y su rol en la transición hacia una economía verde en el Departamento del Sur, con la presencia del Ministro de Medio Ambiente, Simon Dieuseul Desras; el representante del Ministro de Agricultura, Recursos Naturales y Desarrollo Rural, Pierre Karly Jean-Jeune; y el Director Regional para América Latina y el Caribe del PNUMA, Leo Heileman. Se trata del primer estudio de este tema producido sobre Haití. 

"Espero ver cómo el Departamento del Sur se pone a la vanguardia de la revolución verde que deseamos para Haití. Sólo de esta manera podremos construir un país fuerte desde el punto de vista ambiental, estable de forma permanente y económicamente próspero para las generaciones presentes y futuras", dijo el Ministro de Medio Ambiente. 

"Sin duda Haití debe hacer frente a numerosos desafíos ambientales relacionados con la degradación ambiental que afectan a las condiciones de vida de la población. El gobierno de Haití ha evaluado esos retos y reconoce las oportunidades que puede generar la economía verde", señaló el Director Regional del PNUMA. Y añadió que "este informe nos da la oportunidad de promocionar el crecimiento verde en el Sur".

El estudio consiste en un análisis estratégico del sector agrícola en el Departamento del Sur para el desarrollo de cinco cadenas productivas de acuerdo al Plan Nacional de Inversión Agrícola (PNIA). Los sectores han sido seleccionados teniendo en cuenta criterios ambientales, económicos y sociales con el fin de evaluar su potencial para contribuir al desarrollo de una economía verde en el sur de Haití. Los principales sectores identificados son la miel, el cacao, el vetiver, el ricino y el mango. 


El desarrollo de estos sectores en las zonas de amortiguamiento del Parque natural Macaya así como en las zonas costeras y marinas protegidas del país, establecidas en agosto de 2013, reducirá la presión sobre la biodiversidad y favorecerá el desarrollo de zonas productivas sostenibles. Es en esta misma región del país donde se declaró a principios de año una reserva mundial de la biosfera, estableciendo claramente la necesidad de relacionar la conservación de la biodiversidad con actividades económicas sostenibles. 

"Los resultados de este estudio son claros y muestran que hay un verdadero potencial para el desarrollo de estos sectores en el Departamento del Sur. Cuando hablamos de potencial, nos referimos por supuesto a la capacidad que tienen estos sectores, si son desarrollados y explotados adecuadamente, para generar importantes ingresos para los hogares", apuntó el representante del Ministro de Agricultura. 

El informe sobre economía verde en Haití ha sido financiado por la Unión Europea con el apoyo de Noruega y forma parte de una iniciativa regional que incluye también el desarrollo de estudios en Jamaica y Santa Lucía. 

La presencia del Ministro de Medio Ambiente y del representante del Ministro de Agricultura, de la Agencia Nacional de Áreas Protegidas y de la Dirección de Cambio Climático, así como de representantes de la sociedad civil, sector privado y otros actores clave con experiencia en el desarrollo de la economía verde, confirma la importancia de este tema para el futuro del país. Además, constata cómo todos los actores clave comprenden que es necesario un enfoque integrado para la implementación exitosa de las recomendaciones del informe. 

Después del lanzamiento del informe, los miembros del gobierno haitiano, el Director Regional del PNUMA y una delegación de los actores del sector tienen previsto visitar las acciones sobre el terreno que reflejan ya los esfuerzos en curso para dar al medio ambiente un rol fundamental en la economía, el turismo y el bienestar de los haitianos. 

Las principales visitas incluyen las primeras plantaciones de cacao, la Gruta Marie Jeanne con su centro para visitas educativas, la playa de Port Salut y su plan de restauración, los viveros de especies costeras de protección contra desastres y las áreas marinas protegidas alrededor de la Ile à Vache. 

"El desarrollo a través de una economía verde beneficiará a Haití, promoviendo la creación de puestos de trabajo directos e indirectos, en particular para las mujeres y los jóvenes, que constituirán un grupo emergente en el sector. Las acciones realizadas permitirán preservar y dar valor a la biodiversidad y a los ecosistemas y reducir el riesgo de erosión del suelo, al tiempo que proporcionarán a los grupos de interés perspectivas y alternativas económicas viables y sostenibles", expone el informe. 

Comunicado emitido por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Les Cayes, Haití. 12 de julio de 2016.

Por prensa ONU

Comentarios