Escuelas: El principio del fin de la malnutrición

Las escuelas son un lugar ideal para enseñar habilidades básicas en alimentación, nutrición y salud. En muchas comunidades, pueden ser el único lugar donde los niños adquieren estas importantes habilidades para la vida. Las escuelas primarias, en particular, son vehículos adecuados para la educación nutricional. Además se centran también en las niñas, que tienden a abandonar las escuelas más temprano. Las lecciones de nutrición pueden ser sencillas, interesantes, coloridas y fáciles de aprender mediante demostraciones, ilustraciones, ejemplos y práctica, métodos naturales para la educación primaria. 

He aquí siete formas en que las escuelas pueden desempeñar un papel crucial en la lucha contra la malnutrición, mejorando las dietas y desarrollando buenos hábitos alimenticios saludables para toda la vida: 

1. Los niños empiezan la escuela a una edad en que se están formando sus hábitos alimentarios, cuando están abiertos a nuevas ideas y aprenden sin esfuerzo buenas prácticas y nuevas habilidades. 

2. Los huertos escolares son una plataforma de aprendizaje para promover una mejor nutrición, desarrollar habilidades para la vida y aumentar la conciencia ambiental. El cultivo y la preparación de alimentos para el huerto en la escuela, junto con la educación nutricional, aumenta las preferencias de los niños por las frutas y verduras. 

3. Las escuelas pueden establecer y hacer cumplir políticas y prácticas como por ejemplo reglas sobre el lavado de manos, que pueden mejorar la salud y la nutrición. 4. Las comidas y meriendas saludables en las escuelas mejoran la salud y el bienestar nutricional de los niños, ayudándoles a crecer y aprender bien. Cuando se combina con la educación nutricional, la alimentación escolar puede mejorar directamente la salud y la nutrición de los estudiantes al tiempo que los ayudan a desarrollar buenos hábitos alimenticios. 

5. Personal cualificado puede enseñar y guiar a los niños, vinculando la educación alimentaria y nutricional con otras materias (por ejemplo, ciencias) y actividades divertidas. Las actividades de aprendizaje pueden incluir juegos, dramatizaciones, experimentos, charlas, presentaciones, etc. 6. Involucrar a las familias en la educación nutricional de sus hijos y estimular la participación comunitaria, por ejemplo a través de proyectos de huerto escolar o comedores escolares, puede tener efecto dominó, beneficiando a una amplia gama de personas. 

7. Los programas de alimentación de las escuelas pueden proporcionar intervenciones nutricionales rentables, así como oportunidades para practicar hábitos alimenticios saludables y seguridad alimentaria. En las comunidades con inseguridad alimentaria, estos programas ayudan a combatir la malnutrición y a ayudar a mantener a los niños en la escuela. También pueden mejorar los ingresos y la seguridad alimentaria de las comunidades locales cuando los alimentos producidos localmente se suministran a la escuela. 

Una buena educación nutricional ayuda a los niños a estar "alfabetizados en nutrición". ¡Se les informa sobre el valor de los alimentos nutritivos, cómo se pueden preparar y hacerlos más apetitosos! 

Hoy en día casi 800 millones de personas padecen hambre crónica, lo que significa que regularmente son incapaces de consumir el nivel mínimo de energía alimentaria necesaria para mantener un estilo de vida activo. Pero la desnutrición es más que el hambre calórica y la delgadez; incluye deficiencias de micronutrientes y sobrepeso y obesidad. Las dietas deficientes están relacionadas con una serie de problemas de salud y pueden perpetuar la pobreza y obstaculizar el desarrollo económico. Queda mucho por hacer para poner fin a la desnutrición y lograr un mundo sin hambre. Por lo tanto, ¿por qué no hacerlo de una manera divertida y efectiva, educando a los niños y llegando también a los adultos?

Por prensa la FAO
 

Comentarios