Comienza la segunda edición del Basque Culinary World Prize, un premio para chefs con “iniciativas transformadoras”

San Sebastián, 2 de marzo de 2017. Hoy comienza la segunda edición del Basque Culinary World Prize, un premio internacional para chefs con iniciativas transformadoras. Creado por el Basque Culinary Center y el Gobierno Vasco para celebrar la evolución alcanzada por la gastronomía, luego de que una generación de chefs, comprendiera que podía multiplicar la dimensión de su profesión y vincularse con la sociedad, más allá de la cocina.

Durante dos meses, profesionales e instituciones del gremio, podrán postular a cocineras o cocineros que demuestren cómo la gastronomía puede traducirse en una fuerza transformadora en ámbitos como el de la innovación, educación, medio ambiente, desarrollo social o económico, salud o, en general, que impacten positivamente la industria alimentaria.

El ganador será elegido por un jurado conformado por algunos de los mejores cocineros del mundo, y recibirá 100.000 euros, que deberá donar a algún proyecto de su elección que exprese el poder transformador de la cocina.

“En 2016, más de 120 cocineros fueron nominados, con proyectos en más de 20 países, lo que refleja un fenómeno multiplicador e inspirador. Conectados sus cocinas, tradiciones y productos, con su cultura y sociedad, hay cocineros trabajando intensamente cuyas historias merecen ser compartidas”, explica la chef Elena Arzak, en relación con la primera edición del BCWP, en la que resultó ganadora la chef Maria Fernanda Di Giacobbe, por su proyecto en Venezuela Cacao de Origen.

Cualquiera con una trayectoria profesional en cocina -independiente de su cultura culinaria y nacionalidad- podrá ser elegido para este premio. Los chefs podrán ser nominados a través de la página web del Basque Culinary World Prize www.basqueculinaryworldprize.com

La consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco, Arantxa Tapia, afirma: “Este premio se enmarca dentro de la estrategia integral Basque Country. Una marca de país que, partiendo de nuestras fortalezas y singularidades, nos posiciona como actor global, referente de excelencia, como modelo de calidad de vida y de cohesión social, como territorio innovador y competitivo.”

“Uno de los escenarios donde también queremos que Euskadi siga siendo un referente a nivel internacional es en materia gastronómica, porque estamos convencidos de la relevancia que puede alcanzar este sector. Entendiendo la gastronomía como parte de la cadena de valor de la alimentación y como motor de cambio, que aporta una mirada distinta ante esquemas convencionales y, que busca soluciones a problemas sociales”, ha añadido la consejera Tapia.

“Estamos convencidos de que la gastronomía puede tener una incidencia especial en la sociedad cuando los chefs asumen la responsabilidad que conlleva tener una voz pública. Con esta segunda edición, seguiremos compartiendo ejemplos concretos del trabajo extraordinario que vienen haciendo chefs en todas partes, sean conocidos públicamente o no, o si es a pequeña o a gran escala”, explica Joxe Mari Aizega, Director General de Basque Culinary Center.

Una nueva edición
En 2017, el Basque Culinary World Prize será otorgado por un jurado conformado por los miembros del Consejo Internacional del BCC, presidido por el chef Joan Roca (España). Incluye a Gastón Acurio (Perú), Ferran Adrià (España), Alex Atala (Brasil), Dan Barber (EEUU), Heston Blumenthal (Inglaterra), Massimo Bottura (Italia), Michael Bras (Francia), Dominique Crenn (US) Yoshihiro Narisawa, (Japón), Enrique Olvera (México), René Redzepi (Dinamarca) y la ganadora del I Basque Culinary World Prize: la venezolana Maria Fernanda Di Giacobbe. Como invitados especiales, el jurado incluirá a personalidades como al escritor vasco Kirmen Uribe o a la mexicana Laura Esquivel (Como agua para chocolate).

Para ser considerado a este premio, los candidatos deberán ser nominados por otro profesional activo del gremio gastronómico, es decir, por algún cocinero, restaurador, productor, escritor o periodista gastronómico, o por instituciones del sector. Las nominaciones comienzan hoy y se cierran el 2 de mayo, 2017.

Una vez cerradas las nominaciones, las candidaturas serán evaluadas por un Comité Técnico, conformado por académicos de instituciones como el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) o el Departamento de Sistemas Alimentarios, Cultura y Sociedad de la Universidad de Oberta, en Catalunya (UOC). Además de la cocinera Elena Arzak (Restaurante Arzak, 3 estrellas Michelin en San Sebastián).

Dicho comité técnico seleccionará a 10 finalistas, entre los cuales se elegirá, finalmente, al ganador. El jurado tomará la decisión en una deliberación presencial el próximo 17 de julio, en medio de la reunión anual del Consejo Asesor del Basque Culinary Center, a realizarse en Ciudad de México, en medio de un debate internacional sobre biodiversidad organizado en alianza con el chef Enrique Olvera. La entrega oficial del premio se celebrará en octubre en el País Vasco.

“El Basque Culinary World Prize identificará a personajes transformadores: a hombres y mujeres trabajadores, emprendedores y con vocación a la excelencia; a gente innovadora y creativa; tenaz, contracorriente y hasta temeraria, pero sobre todo, comprometida con su comunidad”, señala Joan Roca, presidente del Consejo Internacional del BCC y del Jurado, chef de El Celler de Can Roca (3 estrellas Michelin en Girona, España)

“La cocina no es un fin en sí mismo, sino un medio para cosas mucho más importantes. Asumida así, ha probado ser una herramienta poderosa de cambio. Por eso, los cocineros deben estar comprometidos y conscientes de su contribución a una sociedad más justa, solidaria y sostenible”, refiere Gastón Acurio, chef de Astrid & Gastón, Perú.

“Cultura, conocimiento, conciencia y sentido de responsabilidad, esas son las bases del chef del futuro, por eso me enorgullece formar parte de este premio, con el que esperamos inspirar y movilizar a esos que se empeñan en hacer la diferencia a través de un compromiso con su sociedad”, declara Massimo Bottura, chef de Osteria Francescana (3 estrellas Michelin en Modena, Italia).

“La cultura alimentaria de la actualidad nos ha dado a los chefs una plataforma de influencia, incluyendo el poder, si no el lujo, para innovar. Como árbitros del gusto podemos ayudar a inspirar una nueva manera de comer”, comenta Dan Barber, chef de Blue Hill y en Stone Barns (Nueva York, Estados Unidos). 

Comentarios