El cacao: Un aliado de tú corazón

El cacao (Theobroma cacao L.) en los últimos años se ha convertido en objeto de múltiples estudios científicos que han buscado identificar y cuantificar su contenido de nutrientes, con el fin de determinar los beneficios de su consumo. 

Su origen, según información proveniente del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México, puede remontarse hacia el año 1750 a.C., época de la que provienen vasijas en las que determinaron la presencia de vestigios de sustancias con la formula química de esta semilla. A través de sus estudios, detectaron una proporción importante de compuestos de teobromina y cafeína, lo cual refleja la ancestralidad del uso del cacao. 

El cacao, al ser sometido a procesamiento tecnológico mediante la técnica del prensado, pueden ofrecer tres productos: manteca de cacao, licor de cacao y polvo de cacao. Estos tres productos, al ser combinados en diferentes proporciones, constituyen la materia prima fundamental para la elaboración de diferentes tipos de chocolates. Representando ésta la forma de preparación en la que mayoritariamente se consume el cacao. 

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) el consumo previsto de cacao a nivel mundial es de aproximadamente 3,6 millones de toneladas anuales, con un amplio nivel de producción en las tierras de América Latina y El Caribe. 

Es por ello, que la comunidad científica se ha abocado al estudio nutricional de este alimento (cacao/chocolate), evidenciándose en él la presencia de un alto contenido de nutrientes especiales que contribuyen a la prevención y tratamiento de diversas enfermedades crónicas, con especial énfasis en las de origen cardiovascular. 

Primordialmente se ha identificado la presencia de flavonoides, un compuesto bioactivo que se encuentra íntimamente asociado a la reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares. 

Diversos estudios, aplicados a humanos, se han desarrollado en torno a este tema, demostrando que existe una asociación positiva entre el consumo de chocolate negro y la reducción de la presión arterial, el control de la glucosa en la sangre y el metabolismo de los lípidos. 

Así mismo, posee actividad antioxidante y antiinflamatoria, ofreciendo protección al tejido cardiovascular de los efectos negativos de moléculas denominadas radicales libres. Se ha demostrado que el consumo diario de chocolate permite la reducción de los niveles de diversos marcadores de estrés oxidativo, evitándose así la inflamación y formación de trombos en las arterias causantes de infartos y ACV. 

Recuerda siempre verificar el etiquetado nutricional del chocolate de tu elección. Debido a que estos beneficios nutricionales han sido demostrados a través del consumo diario de mínimo 100gr de chocolate negro, cuyo contenido de cacao debe ser igual o superior al 40%. 

Finalmente, es aconsejable regular o evitar el consumo de otros tipos de chocolates (de leche, blanco, con frutas o frutos secos) generalmente estos son altos en calorías por la presencia de leche completa, azúcar y manteca de cacao dentro de sus ingredientes, así mismo no poseen efectos beneficiosos al ser muy bajo su contenido de flavonoides. ¡Cuida bien tu elección y protege a tu corazón! 
 
Por  Lic. Carlos González R. / IG: @carloslgr8 Nutricionista - Dietista 
Foto de @Mangiare.ve para KanoboSur Cacao, Caracas Venezuela 2017. 

Referencias: Higginbotham, E. y Taub, P. (2015) Cardiovascular Benefits of Dark Chocolate?. Curr Treat Options Cardio Med 17:54. Jumar, A. y Schmieder, R. (2016). Cocoa Flavanol Cardiovascular Effects Beyond Blood Pressure Reduction. The Journal of Clinical Hypertension 18(4): 352-358. Kwok, C., Boekholdt, S., Lentjes, M., Loke Y., Luben, R., Yeong, J.,… Khaw, K. (2015). Habitual chocolate consumption and risk of cardiovascular disease among healthy men and women. Heart 101(16): 1279-1287. Vlachojannis, J., Erne, P., Zimmermann, B. y Chrubasik-Hausmann, S. (2016).The Impact of Cocoa Flavanols on Cardiovascular Health. Phytotherapy Research. 


Comentarios