SEMBREMOS CACAO

KanoboSur entre sus objetivos, se ha propuesto colaborar e invitar para sembrar cacao en nuestro país, debido a la importancia que este alimento representa y por lo que es ampliamente apreciado y valorado, siendo su mayor uso en la elaboración del chocolate que tiene alta estima y demanda en el mundo, y porque sembrar cacao es una actividad que además debemos como venezolanos, incorporarnos por el alto reconocimiento del que goza nuestro cacao. 

La tierra venezolana dispone de una fertilidad envidiable por muchas otros lugares o países en los cuales, sembrar significa un desafío por factores ambientales, mientras que en esta tierra de gracia, solo se necesita el agua, y el resto lo hace nuestro suelo privilegiado que con método tradicional, proporciona una variedad de hermosas maracas de cacao que encierra el tesoro del fruto que enamora a seres y suma felicidad con su almendras multicolor y de aroma conquistador. 

Como ciudadanos venezolanos, debemos tener claro o ser conscientes de la necesidad de conservar este tesoro que es el theobroma cacao, el cual está teniendo ahora una demanda interna que está en crecimiento para la elaboración de chocolate en su diferentes facetas y la fabricación artesanal en variados rubros chocolateros, así es una actividad comercial que cada día tiene más adeptos, lo que debe conllevar a proponer y realizar el impulso de proyecto a mediano y largo plazo para garantizar un ciclo permanente de la plantación y producción de cacao. 

Varias organizaciones aliadas como Kanobosur; Yoroko Café, C.A.; VeneTurismo R.L. y UPF Amazonas Originaria, son aliados que se están sumando en el esfuerzos para lo que es la siembra del cacao, y si tomamos el alerta del llamado sobre la necesidad de sembrar o volver a la producción de la tierra en cada región y en cada espacio, no podemos cerrar los ojos antes tal invitación ya que debemos continuar garantizando nuestra fama mundial como ciudadanos coparticipes del mejor cacao del mundo y potenciar aún más su consumo interno como alimento especial, porque disponemos de las extensiones de tierras y agua a lo largo y ancho del país para tan hermosa labor de siembra que recompensa a toda la cadena de producción. 

Revisando la crisis económica nuestra y la del mundo entero, ambas apuntan a la necesidad de la productividad agrícola propia, retomar la siembra, garantizar el alimento por cada grupo de ciudadanos como una forma realmente sustentable de obtener alimentos, y el cacao que tiene un particular atractivo, por su sabor local y fino aroma de Venezuela, razón por la que siempre ha sido demandado en la gastronomía mundial, desde su fama ancestral y hasta la de nuestros días, con su producto final acabado en chocolates por ejemplo, hasta su almendra para su procesamiento y elaboración de variedad de otros chocolates de sellos mundiales o extranjeros. 

Cada cosecha tendrá siempre la garantía de la venta interna como mínimo, ya que los agricultores, pueden incursionar en elaborar su propio producto separado o unido en la diversidad, como lo es la almendra como producto final, la manteca, el licor, el polvo, el chocolate, la cascarilla, los cuales juntos o individuales tienen aprecio en el arte culinario, la cosmética y la farmacia. 

Cacao llamado alimento de Dioses por las bondades del placer que produce, al sentirse bien después de su consumo, crea a los adictos, a los artesanos, a los maestros chocolateros, a escultores de recetas y formas, a los comerciantes por rubros, en fin, es un fruto al cual nada se le pierde, todo se le gana en sabor y alegría que produce en cada ser que lo degusta o el que disfruta el arte de hacer chocolate y todas sus posibilidades culinarias. 

Elaborado por: 
Blanca Medina.-Gerente Ejecutivo UPF Amazonas Originarias, 10-05-2017 Contacto: Kanobosurcacao@gmail.com @kanobosurcacao

Comentarios