KanoboSur: ruta hacia el Autana

Vivimos en la tierra como planeta intervenido constantemente en múltiples sentidos, se han creado espacios urbanos y rurales, transformaciones agradables y otras contra natura por lo que es añorado aquellos lugares en estado original sin modificaciones; guardamos recuerdos, multiplicamos imágenes de lo que ya no existe e inclusive las hechas artificiales en todo tipo de grabaciones como una forma de tenencia de aquellos que por sus descripciones a la vista, nos conectan sensaciones y suspiros como sinónimo de vida pura y perfecta que anida los secretos de esas fuentes como la vegetación y las aguas que son expresiones y canales transformadores para el hombre. 

Cuando revisamos los lugares que quedan de forma totalmente natural, la amazonia evoca lo más puro de la existencia rica en vegetación y agua, por lo que visitarla para conocer cualquier pedacito de ese reservorio, como por ejemplo el Autana, que brinda durante la travesía de su ruta, sorpresas al navegar desde el río Orinoco, para entrar en el Sipapo, continuar por el Cuao y finalmente el río Autana, todos con una anchura monumental cual mar de agua dulce de espectacular color verde tan intenso que se muestra por la vegetación muerta que reposa en capas sobre capas desde los principios de su formación en las profundidades de su suelo, y que según la tonalidad del sol u hora del día, lo transforma en color amarillo quemado o color plomo, con un derredor externo de vegetación de espeso follaje entramado en ambos laterales de la rivera, frondoso, exuberante, con flores silvestres que no ha sido tocadas, árboles gigantes, hermosas piedras con variedad de tamaños y formas que se asoman como guardianas a lo largo de los ríos, convirtiéndose en inolvidables como una gigantesca de forma y detalle a la figura de una hermosa ballena por la zona de Pendare. 

En el recorrido se observan algunos espacios donde viven comunidades indígenas, en su mayoría son familias de Piaroas con sus costumbres autóctonas, siendo estos grupos de hermanos un tesoro antropológico viviente que están allí desde siempre con sus riquezas soleadas en el día a día, viendo pasar a los criollos, como llaman ellos a los que no son indígenas o al turistas, en el tiempo que se detiene en estas zonas conservando el hábitat protector, como padre proveedor de alimentos para sus hijos ingenuos en una tierra y aguas que parecieran repartirse o expandirse hacia todo el planeta por su fluyente inmensidad hacia el abierto espacio con pureza caudalosa para multiplicar el colorido de la vida. 

Todo el trayecto es un descubrir permanente de paisajes que llevan hacia la transportación por ser un paraíso virginiano imponente en su largura y espesura de agua, túneles vegetales que dividen la rivera que se pierde hacia los lados protegiendo las riquezas escondidas de una flora y fauna que goza en su oculta esencia, gracias a la no intromisión de la mano del hombre criollo, lo que hace girar la mirada durante la travesía, hacia uno y otro lado! tratando de atrapar ese conjunto que ante los ojos impacta por la belleza especial que hace sentirse fuera del espacio real, como una escenografía montada para una película sobre el principio de la tierra o como suponemos fue al comienzo de este planeta. 

La oportunidad de recorrer este exótico espacio fluvial silvestre para llegar al Autana, es un regalo que deja visiones y sensaciones sin igual, porque aunado al ser mismo que lo recorre en un instante de la vida que según el estado de cada quien, le trasmitirá variedad de sentires que quizás solo descubre en ese momento con el desplazamiento en esa cámara de aire puro donde cada gota de lluvia se convierte en pequeñas lancetas cargadas de milenaria selva fresca, con aromas para descubrir lo antiguo dentro y fuera de nosotros llenándonos el alma de salud ancestral. 

El 23 y 24 de septiembre de 2015, en una pequeña lancha el siguientes equipo de trabajo: Alejandra Sol Tomaylla Millán, directora KanoboSur, Huertos Urbanos, Licenciada en letras; Melwin Pagan González, director KanoboSur, Puerto Rico, Botánico; Juan Antonio García Pineda, presidente de KanoboSur, Investigador Culinario; Ingeniero Kenia Martínez, presidente de Amazonas Mágica y directora de Kanobosur, Amazonas; Blanca Medina, jubilada magister en gerencia y tecnologías de la información, directora ejecutiva de Amazonas Mágica; y dos guías de la comunidad de Mavaco de Autana, Bernave Amaya, de la etnia Piaroa, guía turístico y apoyo logístico y el profesor Simeon Palacios, de la etnia Uwottuja, guía turístico y maestro de su comunidad, realizamos el recorrido hacia el Autana. 


Durante el desplazamiento no hablábamos entre nosotros, sino que admirábamos el rededor con caras y expresiones quietas de impacto y giros al descubrir lo que no se esperaba ver y que nos asaltaba dejándonos una mística oferta de vida nueva para tejer desde muchos ángulos, como invitación para apartarse de la superficialidad rutinaria que hemos creado en contra de nosotros mismos, diciéndonos que hay senderos para cambiarnos, aspectos que explorar y sentir con la belleza del principio limpio aun no tocado, rico y milenario pero tan saludable como el que acaba de nacer. 

AUTANA 
Llegar al Autana es arribar a un paraíso de piedra, agua y vegetación que impresiona por la monumentalidad de sus dos montañas que se reflejan como una fortaleza que parecieran guardar detrás de su imponente frente, un tesoro perdido o escondido con mil secretos de los cuales no se tiene idea de su existencia, características, tamaño o impacto al ojo humano, causando así, un éxtasis de emoción que se desata en el sentir mental y emocional por la conciencia del privilegio de la llegada a este cautivador lugar en todos sus ángulos. 

El cerro Autana es un icono de la creación de la tierra de figura muy voluminosa o tamaño espectacular que trasmite un singular respeto lleno de admiración absoluta ante la emisión de una energía cargada de misterio y belleza ancestral que atesora lo impredecible, tanto por sus dimensiones como por su figura que emite una serie de impresiones a la imaginación que llevan al vuelo a cualquier tendencia religiosa, espiritual o practica de conexión hacia diversos canales de búsquedas que los seres humanos intentan alcanzar; porque el Autana pareciera tener todas las frecuencias abiertas para repartir energía viva y transformadora que está solo esperando al que llega como pequeña antena que tiene la riqueza de colocarse al frente para captar lo que le toca según la disposición y ánimo receptor de cada individuo. 

La señorial expresión de los rostros en ambos monumentos de montañas, el Autana que es un tepuy con silueta de una cara masculina fuerte y simbología de árbol de la vida, a su frente, otra silueta llamada Cara de Indio, es un rostro viejo mirando al cielo, significa que quedo así castigado por sabotear la continuación del árbol de la vida productor de todas frutas del mundo, y entre estos dos rostros, está el Kuritica que es una montaña pequeña y es el lugar hasta donde se puede llegar a pie y estar; estos tres monumentos conjugan una historia que cuentan los hermanos indígenas de la zona, evocando a una especie de avatar del amazonas venezolano donde se inicia la amazonia que continua a lo largo de Sur América, convirtiendo a este pedazo de Venezuela, en un privilegio geográfico que es reserva de múltiples y coloridos recursos naturales que van desde lo intangible a lo tangible recordándonos además, que somos seres mínimos o como libélulas alrededor de un inmenso espectáculo de la creación en su más antiguo inicio, proveyéndonos mientras pisamos su suelo, de una seguridad física o protección de piedra que nos hace temblar cuando observamos esas dos figuras en el día o durante la noche con sus formas y ondas de impacto al recorrer el rededor que asecha constante y nos tienta en adentrarnos en esas imágenes elocuente que nos dice para oírnos lo que no sabíamos, como manantial de ilusión, imaginación y sensación de estar fuera de la tierra misma por la majestuosidad que envuelve a cada ser presente que mira y siente esta creación. 

En este singular paraíso viven aproximadamente 15 familias, unos 30 niños y 25 adultos y gracias a que no hay una infraestructura turística formal o industrializada para su recorrido y estadía, hace a este lugar más especial aun por la no intromisión de lo que está allí quieto desde siempre como regalo escondido para el destinatario que no sabe que tendrá un obsequio, porque es una sorpresa que no responde a fecha, sino al universo emisor que premia con resultados la acción ordenada. 


FRUTOS Y ALIMENTOS DEL AMAZONAS 

En la estadía y recorrido al Autna los alimentos fueron totalmente del Amazonas lo que permitió descubrir algunos frutos y procesados diferente, ninguno produjo malestar alguno, ni los ajíes, además los frutos son denominados como nutraceúticos, porque alimentan y son reparadores o medicinales, de acuerdo a investigaciones que se vienen realizando, así hubo el placer de degustar los siguientes que más abajo se describe en sus características. 

Bebidas y Jugos: Yucuta; Manaca; Seje; jugo de Guayaba Arazá, Túpiro, Copoazú; Atol de plátano; Vino de Manaca; Vino de Verduras. Postres y meriendas: Mermelada de manaca con queso; Manjar de Guayaba Arazá; Manjar de Copoazú; Café con leche y Mañoco; Manaca con Mañoco; Seje con Mañoco.Ensaladas: Mañoco; Túpiro. Carnes y preparados: Pescado Palometa frito, en caldo llamado Ajicero, asado; Pollo sudado, asado y mechado; Huevos revueltos con Mañoco. Acompañantes: Casabe; Mañoco; Yuca; Arepas de Yuca. Aderezos: Warube; Catara; Murupí en polvo; Salsa de Túpiro. 

Copoazú 
Nombre tierno en su sonido, fruto de rustica apariencia por su color marrón y dureza de su cascara, pero que al abrirlo, muestra un delicado color amarillo muy suave de riquísimo aroma y sabor a una especie de guanábana mezclada con parchita y algo de licor... Su forma estructurada por pequeños pedazos triangulares compactados listos para consumir y que en su perfecta colocación, dan su forma redonda u ovalada y del cual se aprovecha tanto la pulpa directamente o procesada para jugos y diversidad de postres pudiéndose consumir su semilla adherida, o separar la misma para procesarla aparte y producir un extraordinario chocolate con sabor avellanado. 

Guayaba Arazá 
Fruta amarilla, redonda, de varios tamaños, muy suave al tacto, espectacular aroma que se extiende al abrirla, de muy jugosa pulpa amarilla también y riquísimo sabor cítrico como una mezcla de parchita, mango y… ideal para preparar jugos y variados postres. 

Túpiro 
Tomate del Amazonas, de color amarillo, naranja o rojo, según su estado de madures, diversidad de tamaños, muy pulposo, jugoso y sabor cítrico, en su estado natural es como un aderezo en sí mismo por su extraordinario sabor como si estuviese aderezado con limón y alguna fuerte especie, es un fruto muy versátil para platos salados y dulces; para elaborar o aderezar ensaladas, es muy rendidor por lo concentrado de su sabor; cocido transforma su sabor y es ideal para preparar jugo, variados postres y salsas o aderezos, nadie imaginara que es el mismo túpiro crudo de la ensalada. 

Manaca 
Pequeñita frutilla morada, señalada como el hierro vegetal, la cual requiere de un procesamiento para extraer la poca pulpa de color morando intenso que mancha los dientes y se preparan jugos y postres de espectacular sabor, que en algunas ocasiones según el estado de madures, puede evocar a la uva. Al extraer la pulpa mediante la frotación, queda una fibra muy arenosa que al ser cocida o colocada en masas por ejemplo, puede comerse en panes o arepas. Un vaso de manaca como alimento es más fuerte que un vaso de leche de vaca que tiene 3.8 de proteína, el mismo vaso de manaca tiene 4.1. 

Seje 
Pequeña fruta marrón de dos tamaños, el seje pequeño y el seje grande los cuales requieren de procesamiento para extraer la poca pulpa que queda de color marrón claro para elaborar jugos y postres de extraordinarios y espectacular sabor que evoca a un batido de nueces con una pincelada de chocolate… A esta fruta se le extrae su aceite que muy apreciado para el uso culinario y además es muy famoso para las afecciones pulmonares. Un vaso de seje es un alimento fuerte que se siente que mantiene, un vaso de leche tiene 3.8 de proteínas y el de seje 4.2. 

Yuvía 
Yuvía o nuez del Brasil, con aspecto de un coco por lo redondo, su color marrón seco y dureza al tacto, la cual es tal, que para abrir se debe usar una segueta, mandarria o hacha, tiene dos fortísimas capas duras que protegen a 12 o 19 nueces que a su vez están envueltas en otra capa más suave y la almendra es de color blanco cuando está fresca y en la medida que madura se va transformando hacía amarillo suave. Dicen que es el único fruto cargado de radio porque es un árbol de raíces muy profundas y que se deben comer solo cuatro nueces al día! 

Murupi 
Murupi o ají de tornillito, de color verde manzana y cuando va madurando se pone amarillo, se consume directo y también en polvo mediante secado al sol y luego molido lo que lo convierte en su forma más espectacular para consumir, porque tiene un aroma ahumado y sabor extraordinario que hace especie de agradable implosión en el paladar, produciendo una variedad de sensaciones, luego su tono picante va pasando porque no mortifica: Se observa que es un descongestionante de las vías respiratorias, relajante del cansancio y activador de energía. 

Yuca 
Verdura muy usada en Venezuela, pero en el Amazonas se aprovecha de todas las formas imaginadas y no imaginadas sacando provecho a sus dos variedades, la normal o dulce y la amarga, ambas se consumen de diferentes formas; la dulce se usa hasta cruda en recetas muy particulares de la zona, cocida de forma tradicional, en preparación de arepas y dulces; la amarga se usa para elaborar casabe. En ambas extraen el líquido que usado para variedad de preparaciones o recetas de salsas. 

Mañoco Amarillo 
Yuca amarga granulada ya cocida, se puede consumir solo o como viene, seco y crujiente, o agregándolo a cualquier líquido, jugo, yogurt, postre, sopas, para espesar salsas… Tiene la particularidad que adopta el sabor de donde se coloca, multiplicando así el alimento donde se pone y se observa su capacidad de alimentar al consumirlo en cualquier forma... 

Mañoco Blanco 
Almidón granulado extraído de la yuca amarga cuando preparan el mañoco amarillo, se puede consumir solo o como viene seca y crujiente, o agregarse a cualquier líquido, jugo, yogurt, postre, sopas, para espesar salsas. 

Yucuta 
Es la bebida refrescante por tradición desde tiempos ancestrales, consistes en agregar mañoco al agua para la sed, se toma y se come el mañoco que se remoja, dando la sensación de mayor frescura al agua que se bebe. 

Ensalada de Mañoco 
Es una ensalada que se hace humedeciendo el mañoco amarillo con agua y se le agrega cebolla, tomate, cebollín, culantro y cualquier otro aliño al gusto, sal y limón, quedando un rica ensalada para acompañar cualquier plato o consumir sola. 

Farofa 
Rico y nutritivo desayuno, se combina mañoco amarillo, huevos y algunos aliños al gusto. Se preparan los huevos revueltos con ají dulce y cebollín por ejemplo y antes de que se termine de cocinar, se coloca el mañoco, se mezcla y queda listo para consumir. 

Casabe 
Torta seca, redonda y plana como de medio cm. de grosor de suaves tonos amarillos, elaborada con yuca amarga procesada; para consumir sola o como acompañante de platos o para creaciones porque su uniformidad permite colocarle encima lo que se desee, o usarla como pasa palos con diferentes cremas… 

Warube 
Alimento en forma de pasta para untar, de bonita presentación, de especial sabor para colocar en todo, elaborado con yuca dulce cruda, variedad de ajíes dulces, picantes y el Murupi, cebolla, ajo y culantro. Sirve para combinar con todo tipo de platos, galletas, pan, pasa palos… y jamás parece que su base es yuca cruda. 

Catara 
Salsa picante elaborada con el yare de la yuca que es el agua que extraen a la yuca amarga para elaborar el casabe, luego es cocinada hasta eliminar lo amargo, le colocan aliños y ajíes según la costumbre de cada grupo de familia indígena, algunos colocan bachacos, otras son más o menos picantes, sirve para consumir directa, mojando casabe, pan, arepas, galletas, para aderezar ensaladas u otros platos, o para usar como pasa palos… 

Palometa 
Pescado de agua dulce, muy usados de diferentes formas y maneras en la dieta del Amazonas venezolano, tanto en sopas, frito, asado, ahumado, desmenuzado, el frito queda tan crujiente que permite consumir todas sus partes o huesitos. 

Ajicero 
Sopa o caldo de pescado de rio, el cual se elabora colocando variedad de ajíes enteros, cebolla, culantro, ajo al gusto,… al servirla le colocan mañoco ya que no lleva verdura y es un rico caldo reparador que se le siente du fuerza porque pone a sudar a cualquiera. 

Atol de Plátano verde 
Rico atol cremoso, tipo cualquier cereal para desayunar, elaborada con plátano verde cocido, leche y azúcar. 

Elaborado por: Blanca Medina
Miembro de KanoboSur Amazonas 
Fotos: Juan Antonio García, presidente de KanoboSur
20 de Octubre de 2015 Fuentes consultadas. Martínez, K. (15 de Octubre de 2015). El Autana. [Entrevista]. Puerto Ayacucho Estado Amazonas. KanoboSur Amazonas.

Comentarios